La Xunta mantiene la declaración de sequía prolongada en Baiona y Nigrán con perspectivas optimistas

La Oficina Técnica de la Sequía acordó, en la reunión celebrada esta mañana, mantener la declaración de sequía prolongada en toda la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa, pero con perspectivas optimistas para revertir la situación en las próximas semanas. La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, presidió hoy una nueva reunión de la Oficina Técnica de la Sequía, en la que participaron también representantes de los departamentos de Protección Civil, Meteogalicia y de la Consellería de Medio Rural. El índice de las precipitaciones globales en Galicia durante la primera quincena de octubre fueron escasas, situación que mudó de manera brusca en los últimos días, desde el pasado sábado, con la llegada de una borrasca muy activa que durará toda esta semana.

De este modo, y de acuerdo con todas las predicciones meteorológicas, se abre el camino a la llegada de nuevas borrascas similares en las próximas semanas, por lo que las previsiones hacen esperar importantes aportaciones de agua en el ámbito de la demarcación Galicia-Costa. Estas previsiones y, a la espera de que noviembre pueda ser un mes normal en cuanto a precipitaciones, supondrá un cambio de tendencia que permitirá revertir la situación. Según los parámetros analizados hoy en la Oficina, las lluvias inscritas en estos últimos días están teniendo reflejo en los caudales circulantes de los ríos que están experimentando picos de caudal importantes. Dado que esta es la primera borrasca importante, habrá que dar un tiempo para realizar una evaluación más amplia del incidente en el sistema fluvial de la Demarcación y poder confirmar una consolidación del aumento de los caudales de los ríos.

Estabilización en los niveles de los embalses

Con los datos actualizados a día de ayer, 19 de octubre, la ocupación actual de los embalses de abastecimiento en Galicia-Costa es del 53,7%, un 15 % inferior al promedio de los últimos 10 años. No obstante, estas últimas lluvias permitieron la estabilización de los niveles y, mismo en algunos casos, una ligera mejoría desde este pasado fin de semana. Los embalses de Zamáns y de Baíña, bajo un especial seguimiento, registraron también esta estabilización, aunque siguen en niveles de ocupación bajos para esta época. ambos están un 22% por debajo del promedio de los últimos años, y en niveles de ocupación próximos a los registros mínimos de los últimos 10 años. El embalse de Cecebre, también bajo seguimiento especial, actualmente se encuentra al 38%, un 22% inferior al promedio de los últimos años.

En el caso de otros embalses, como lo de Eiras, las lluvias están suponiendo un cambio importante, permitiendo prácticamente su llenado hasta la cuota de resguardo contra avenidas. Como Eiras, otros embalses de la demarcación están empezando recuperar la normalidad. Con el análisis de todos estos indicadores particularizados, la Oficina Técnica de la Sequía acordó mantener para los subsistemas de Baiona y de Zamáns las medidas equivalentes a un escenario de alerta por escasez de agua. Hace falta recordar que estos sistemas abastecen a los ayuntamientos de Nigrán, Baiona y parte del de Vigo.

La Oficina también decidió mantener la situación de prealerta por escasez de agua en las cuencas de los sistemas del río Verdugo, de la ría de Vigo y de la de Baiona, en la costa de Pontevedra, en el río Lérez y en la ría de Pontevedra, en el río Tambre y en las rías de Muros y Noia, en el río Grande y en la ría de Camariñas y la costa de A Coruña hasta el límite de Arteixo, en el río Anllóns y en O Mero. En la próxima reunión, la Oficina Técnica de la Sequía evaluará la evolución que se pueda derivar de la situación meteorológica de las próximas semanas y si, efectivamente, las precipitaciones que se puedan producir confirman el aumento de los niveles freáticos y consolidan también un aumento en los caudales básicos de los ríos.