La Policía de Baiona incide en la colaboración como gran baza

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // O oficial Plácido Viéitez.

El oficial de la Policía Local de Baiona, Plácido Viéitez, releva a Pedro Alonso en la jefatura manteniendo su categoría con los objetivos inmediatos de dar continuidad al trabajo realizado por el inspector y de intensificar los protocolos de colaboración con la Guardia Civil, que hasta el momento Viéitez calificó de “impecables” destacando las buenas relaciones que mantienen con el Instituto Armado y con el responsable del puesto, Marcos Lago.

Ahora con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina estarán muy atentos a la evolución de la pandemia y a los posibles cambios en las pautas dadas por las autoridades sanitarias que se producirán casi con toda seguridad a partir del 18 de diciembre. Con todo, adelantó que el plan es que los dos cuerpos incidan conjuntamente en el cumplimiento de los aforos tanto en hostelería como en los establecimientos de ocio nocturno, así como de los horarios de cierre, mascarillas, o el distanciamiento social pero también en los controles de carretera o botellones. Otro de los puntos sobre los que actuarán, en caso de que las indicaciones no digan lo contrario, en que los hosteleros cumplan con la petición de los certificados de vacunación a sus clientes. “Va dentro de la demanda social y tenemos que dar cumplimiento a la legalidad siendo operativos”, aclara.

Actualmente la plantilla de trabajadores cuenta con un total de 10 agentes y cuatro auxiliares, además de cinco plazas vacantes que confía que salgan a oferta en 2022. Otra de sus metas es el mantenimiento del servicio las 24 horas o el logro de más medios materiales para el cuerpo. El compatibilizar una sistemática que es relativamente reciente con los servicios habituales de los agentes tales como atención al público supone un pequeño hándicap al que han tenido que acostumbrarse casi por imposición. En esta línea explicó que lo más importante es adecuar la labor del cuerpo a las necesidades de la sociedad siempre desde el consenso y el diálogo entre las perspectivas policiales y políticas. “Hay que tener en cuenta el contexto pero con la premisa de ofrecer un trabajo de calidad y en el mejor ambiente posible”, incide.

Graduado en Ciencias Criminológicas de la Seguridad Pública por la Universidade de Santiago, Viéitez cuenta además con varias titulaciones relacionadas así como dos menciones honoríficas concedidas por la Axencia Galega de Seguridade Pública. Comenzó como auxiliar en la villa allá por 1989 y en 1994 entró como agente en funciones hasta que logró obtener la plaza de oficial en 2003. 19 años después Viéitez releva a Alonso en su puesto y optará a la plaza de inspector cuando se convoque, según marca la norma en un plazo de un año.