El Juzgado multa al párroco de Chandebrito por agarrar del cuello a un niño

El Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo ha condenado al párroco de Chandebrito al pago de una multa de 90 euros por agarrar a un menor de nueve años del cuello para separarlo de una niña con la que se estaba peleando durante una clase de catecismo. El magistrado, que ha considerado al cura autor de un delito de lesiones leves, ha tenido en cuenta a la hora de dictar la pena la eximente incompleta de cumplimiento del deber. Además, le ha impuesto al acusado el abono de 150 euros a los padres del menor.

El juez considera probado que el pasado 21 de mayo, cuando el alumnado que asistía a catequesis estaba a su cargo, se produjo un incidente entre el menor de 9 años y otra estudiante de la misma edad. El párroco, para evitar que esa pelea fuese a más, según consta en la sentencia, “cogió al niño con una de sus manos del cuello, trasladándolo luego hasta secretaría, donde el menor estuvo un rato, hasta que luego regresó a clase de catequesis”. Como consecuencia de los hechos, fue asistido en un centro médico debido a las lesiones que presentaba en la región la cervical derecha.

“Las fotografías aportadas evidencian una clara desproporción en el agarre del menor para solucionar el conflicto”, subraya el juez, quien indica que esa desproporción “se advierte doble”, pues, por un lado, entiende que era posible actuar “de otro modo, como agarrarlo de la ropa o de un brazo, o de los hombros”. Y, por otro lado, el magistrado asegura que al dejar impresos sus dedos en el cuello “se deja a las claras que hubo una excesiva intensidad o fuerza en la comprensión (innecesaria en todo caso)”. El juez concluye que siendo “loable” la intervención del sacerdote para atajar el conflicto, el medio utilizado no fue proporcionado.