Pladur premia a una estudiante de arquitectura de Baiona

La cesión de espacio a la ciudad, un diseño cuidado, el juego de iluminación, el tratamiento de suelo como fachada o el uso variado del material “Pladur” fueron los motivos esgrimidos por el jurado perteneciente al concurso de arquitectura “Soluciones Constructivas”, promovido por la marca comercial, para elegir el proyecto presentado por la vecina de Baiona Marta Colón Paniagua y sus dos compañeros como ganador absoluto en 2020.

La propuesta de ampliación de la parte trasera del museo de arte contemporáneo de Valencia, Ivam, presentada por Colón y su equipo, fue bautizada como “Estímulo”. Tal y como establecen las bases, su planteamiento está íntimamente ligado a los cinco sentidos, realizando un recorrido sensorial por diferentes salas y estancias a través de la obra del arquitecto Diego Cabezas y aludiendo a la vista, el tacto, el olfato, oído y el gusto. Su propuesta convenció al jurado en la 30ª edición de una cita que por la nueva normalidad se realizó de manera virtual y con grandes dosis de originalidad. La puesta en escena del certamen se realizó bajo un formato estilo “videojuego” en donde los participantes después de crear sus avatares presentaron sus creaciones mientras manejaban a sus alter egos virtuales con todo lujo de detalles y movimientos.

Colón, que acaba de obtener el grado de arquitectura en la Universidad de Sevilla y se prepara para comenzar un máster, manifestó sentirse muy emocionada con el reconocimiento “de una empresa líder en el sector y en un concurso de probada trayectoria con más de 30 años a sus espaldas”. Para la arquitecta miñorana este premio servirá para complementar su currículum vitae, además de los 6.000 euros que repartirá con el jienense Francisco Sánchez Salazar y la argentina María Celeste Abelenda así como el reconocimiento y difusión en medios especializados. “Una buena manera de presentarse al mercado laboral”, añade. El proyecto presentado respetó la plaza existente en la parte trasera mientras todo el conjunto se aglutinó en el subsuelo, construido en hormigón e iluminado con luz natural proveniente de pequeñas edificaciones que funcionan como tragaluces construidos en el espacio superior destinado a las personas. El resto de elementos divisorios se realizaron en Pladur con formas, recorridos y texturas complementados con proyecciones, música u obras del artista Diego Cabezas utilizadas para dar solidez a su exposición de motivos y sobre el que se apoya todo su planteamiento sensorial.

Metidos en el “videojuego”, el concurso se ambientó en un auditorio en el que las recreaciones compartieron espacio con los vencedores de cada universidad participante, y que en condiciones normales se celebraría de modo presencial en Madrid. Sin embargo la fórmula alternativa funcionó a las mil maravillas y como colofón un concierto en directo del músico Juan Magán, que interpretó sus temas a tiempo real mientras la cita virtual se trasladó a una discoteca virtual.