Las niñas y niños de «Depo Aventura A Lanzada» volverán a escoger su nueva mascota

Por segundo año consecutivo, las niñas y niños del programa «Depo Aventura A Lanzada» escogerán, el próximo 8 de septiembre, a la nueva mascota oficial de estos campamentos de verano puestos en marcha por el servicio de Cohesión Social y Juventud de la Diputación de Pontevedra. En la edición pasada la propuesta ganadora fue la de «Pepa, Karmucha e Maruxa», tres serpientes de colores elaboradas con palos y pinturas por los niños y niñas que participaron en el cuarto turno de los campamentos de 2016 y que fueron seleccionadas por el «genial uso del color» y la habilidad de los pequeños y pequeñas para «darles vida» a estos reptiles.

A lo largo de este verano ya pasaron por A Lanzada más de 1.800 niños y niñas, que pudieron divertirse practicando numerosas actividades de tipo lúdico y formativo, algunas de estas, en inglés, unas de las novedades de este año. El pasado domingo comenzó el noveno turno con 200 nuevos y nuevas asistentes, y aún pasarán por el campamento otros 400 niñas y niños hasta completar las 2.200 plazas del Depo Aventura A Lanzada 2017, que finalizará el próximo 9 de septiembre.

Este programa estival de la Diputación de Pontevedra persigue promover y fomentar el desarrollo personal y social de las niñas y niños a través de actividades lúdicas, culturales, artísticas, medioambientales, deportivas y formativas y es totalmente inclusiva. Así, un total de 45 niñas y niños con diversidad funcional participan en esta edición con la asistencia necesaria para garantizar su plena integración de manera que pueden disfrutar de esta actividad en igualdad de condiciones que sus compañeras y compañeros.

La Diputación de Pontevedra destina 240.000 € a este programa y financia el 50% del coste de las inscripciones, de manera que las familias deben abonar 100€ por plaza, 80€ en el caso de las familias numerosas. Además, se reservaron 300 plazas dirigidas a menores en situación o riesgo de exclusión social, subvencionadas al 100%, de ellas 260 plazas para menores en situación o riesgo de exclusión social de los ayuntamientos de la provincia de Pontevedra, y 25 para niñas y niños del Centro Príncipe Felipe y 15 para aquellas y aquellos en situación de tutela o guardia administrativa de otros centros de la provincia.