El PP acusa al Concello de Baiona de realizar obras mayores “sin licencia” y por “intereses particulares y partidistas”

El PP de Baiona denuncia que el alcalde, el socialista Carlos Gómez, y su compañero de filas, el edil de Urbanismo Óscar Martínez, están haciendo obras mayores en diferentes parroquias que no cuentan con los informes sectoriales ni con los permisos obligatorios a pesar de que se están realizando con dinero del Concello y por los operarios municipales. Unos trabajos de los que según los populares no existe huella administrativa alguna en el departamento de Urbanismo y que no disponen de sus respectivos expedientes, tal y como obliga la ley a cualquier vecino y, más aún, a los representantes públicos que deben legal y moralmente cumplir la normativa escrupulosamente para dar ejemplo a sus ciudadanos. Al menos dos de estas obras se han consumado “a toda prisa y con total oscurantismo” en las parroquias de Baredo y de Baíña “para pagar favores antes de que termine la legislatura” y sin que tenga constancia la oposición.

El grupo municipal popular, tras tener conocimiento de esto, solicitó por registro acceso al expediente el pasado dos de diciembre para estudiar de primera mano la documentación, pero el gobierno local nunca se lo permitió. Ante esta “falta total de transparencia” con la clara intención de “obstaculizar la labor fiscalizadora de la oposición”, los concejales del PP preguntaron por el asunto en el último pleno ordinario del mes de enero. “El edil competente del área, el socialista Óscar Martínez, no supo dar una respuesta coherente y el alcalde, el también líder del PSdeG de Baiona, Carlos Gómez, visiblemente nervioso y alterado, trató de intimidar a los miembros del PP una vez finalizada la sesión por haber planteado esta cuestión”, apuntan. A día de hoy, y a pesar de su perseverancia, los concejales populares continúan sin tener la información sobre unas obras que sorprendentemente ni siquiera constan en Urbanismo. “¿Será que tienen algo que ocultar?”, insinúan desde el PP al comprobar, además, que el regidor también las ha ocultado en su campaña mediática.

Para el PP baionés, se trata de una “burla” a los vecinos que cumplen con la ley pidiendo sus respectivos permisos al Concello para ejecutar las obras en sus propiedades privadas y pagando la tasa correspondiente por ello. También a aquellos que no lo hacen y que son sancionados por parte del departamento de Urbanismo que dirige el PSdeG.