Protestan por la instalación de un depósito de piedra usada frente al IES Escolas Proval

Miembros de la comunidad educativa del Instituto IES Escolas Proval de Nigrán denuncian que delante del instituto estuvo creciendo, desde hace meses, un depósito de piedra usada. Comenzó en uno de los campos de cultivo que lindan directamente en la carretera y a escasos metros del río Miñor; poco a poco aumentó su extensión sin ningún letrero que lo justificara. Más tarde apareció al pie de la carretera la indicación de que es propiedad de una empresa.

“El aspecto que una instalación de este tipo presenta es, como se puede esperar, antiestético. Nos preguntamos si enfrente de un edificio histórico y protegido por Patrimonio, como es la sede de este instituto, ¿se puede dar permiso para colocar tal industria? Nosotros no lo entendemos, sobre todo porque en el propio instituto tenemos muchas limitaciones para hacer obras de cualquier tipo, aunque sea en el edificio nuevo, que no está más cerca del antiguo que la instalación de escombro de la que estamos tratando. Y decimos esto sabiendo que convivimos con un depósito de coches de despiece que hace unos años ardió y casi provoca graves daños en las instalaciones del instituto”, consideran.

“Aun obviando el edificio histórico del instituto, el paisaje que presenta tal depósito de piedra no es oportuna al lado de una carretera tan concurrida (PO-340), máxime en un territorio que el Ayuntamiento de Nigrán y el vecino Ayuntamiento de Gondomar presentan como de reclamo turístico. Aún nos sorprende más esto cuando en el polígono industrial del propio ayuntamiento de Nigrán se cuida la estética de las naves que se construyen y la de los espacios verdes que las rodean. Si esto se hace dentro de un polígono industrial, ¿cómo se permite que instalaciones industriales estén dispersas por el municipio en medio de viviendas, caminos y carreteras produciendo ruidos y sin ninguna pantalla que palíe el efecto visual?”, añaden.

Otra consideración es que la instalación está en la vega del río Miñor, a menos de cien metros de su lecho. Hay mucha legislación que vela por ecosistemas de este tipo, por lo que también quisieran saber si se tuvo en cuenta este problema. “Ya no digamos nada si en realidad se tratara de desamiantar, tal como reza el letrero de esta industria, porque a las ciudadanas y ciudadanos particulares se nos exige unas condiciones muy estrictas si tenemos que mover este tipo de material en nuestras propiedades”.

Una cuarta consideración es que esta instalación industrial, evidentemente, genera tráfico de vehículos que tienen que maniobrar en la propia carretera, una carretera principal y muy concurrida. Aumenta así el problema de aglomeración de vehículos que ya de por sí presenta la vía en este punto. “El centro educativo lleva aquí más de un siglo, nunca se hizo nada por darle otro acceso y ahora se empeora la situación con otra instalación que concentra problemas de tráfico en el mismo lugar. Nos preguntamos ¿si lo que se pretende es montar un polígono industrial alrededor de este edificio histórico y sin que figure en el PGOM de Nigrán?”, concluyen.