La Guardia Civil investiga a dos vecinos de Bueu por espionaje industrial en una empresa de O Morrazo

Dos vecinos de Bueu han sido identificados por la Guardia Civil, uno de ellos detenido y el otro investigado penalmente, como presuntos autores de un delito de espionaje industrial en una empresa de la comarca de O Morrazo. Estas dos personas, a las que se les vincula también con un delito contra la propiedad industrial, se les acusa de haber colocado dos cámaras de vídeo vigilancia en el interior de la nave de una empresa dedicada a la elaboración de cebos para la pesca, con la presunta intención de revelar el secreto comercial en relación con la fabricación del cebo. Las investigaciones que se llevaron a cabo por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cangas, se iniciaron cuando el propietario de la empresa detecta una de las cámaras y lo denuncia ante la Guardia Civil.

Cuando los efectivos del Equipo de Policía Judicial se personaron en la empresa para comprobar los hechos y realizar la correspondiente inspección ocular, detectaron una segunda cámara que estaba instalada en otra zona del inmueble con la misma finalidad. Las dos cámaras disponían de sendas tarjetas de memoria con 128 Gb de capacidad y sólo una de ellas podía ser visionada a través de control remoto. La estrategia de los investigadores permitió la identificación de una persona que fue detenida infraganti en el interior de la empresa cuando se disponía a cambiar la batería de una de las cámaras que se había apagado. Se trata de un vecino de Bueu, con numerosos antecedentes policiales. Cuando fue interceptado llevaba puesto unos guantes de goma, capucha y una mascarilla.

La investigación concluyó con la identificación y localización de otra persona, también vecino de Bueu que era el encargado de visionar por control remoto las imágenes de una de las cámaras a través de su teléfono móvil. La investigación pudo determinar que ya habían establecido relaciones comerciales con las empresas proveedoras de los productos que utilizaba el denunciante para elaborar el cebo. Efectivos del Puesto de Marín y Moaña colaboraron en la fase operativa de la investigación. Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Instrucción de guardia de Marín, donde deberán comparecer los presuntos autores cuando sean requeridos por la autoridad judicial.