El BNG pide información al gobierno de Gondomar sobre el riesgo de cortes en el suministro municipal de agua

El BNG pide información al gobierno de Gondomar sobre el riesgo de cortes en el suministro de agua de la red municipal. Según los nacionalistas, la actual empresa concesionaria del servicio municipal de suministro de agua, Espina & Delfín, remitió un documento al Alcalde, con fecha 16 de julio, donde informaba de una situación de alerta por sequía que el gobierno local ocultó a los vecinos.

El informe figura entre la documentación del expediente de privatización del servicio de agua y saneamiento que va al pleno de este martes, y relaciona el problema con el abastecimiento de agua a la parroquia de Vilaza, supuestamente porque, al no estar controlado el suministro a los vecinos, una parte de ellos estaría teniendo un consumo anormalmente exagerado. La concesionaria indica también que, en la actual situación de sequía y de continuar así el consumo, es previsible que tenga que restringir el abastecimiento con cortes de agua a Gondomar en determinados períodos horarios.

En febrero de 2016 el Consello Consultivo de Galicia declaró nulo el expediente de municipalización de la red de suministro de agua de la parroquia de Vilaza -acordada con su Comunidad de Aguas y aprobada en 2015 por resolución del entonces Alcalde del PP, Fernando Guitián-, porque tenía que haberse aprobado en un pleno municipal. Conocida la nulidad, el nuevo Alcalde Paco Ferreira manifestó su “firme intención de solucionar el problema”, pero a día de hoy, seis años después “la situación no avanza”, denuncia la portavoz municipal del BNG, Manuela Rodríguez, “y lo que es peor, se complica, porque el informe de Espina & Delfín indica también que a partir de agosto dejará de realizarse el control sanitario del abastecimiento de esa parroquia por estar de baja la comunidad”.

Desde el BNG consideran que la raíz del problema no reside en los usuarios, “sino en la incapacidad y nefasta gestión del gobierno local del PSOE que, después de tanto tiempo, no fue quién de desbloquear la situación, máxime cuando se trata del servicio de un bien básico y de competencia municipal”.

“Y es además de una gran irresponsabilidad que la situación de alerta por sequía no se pusiera en conocimiento de los vecinos, ni de Vilaza ni del resto de las zonas que se suministran con la red municipal, y que aún no se haya activado ninguna medida para revertir el exceso de consumo y evitar los posibles cortes en el suministro de agua”, indica Rodríguez.

El Plan de la Sequía precisa “ampliación”, como decía el BNG

El pasado 26 de mayo el Alcalde presentó el llamado Plan de la Seca para el ayuntamiento de Gondomar. Un plan que para el BNG nacía insuficiente, por no decir inservible. “Pues teníamos razón, solo hubo que esperar dos meses y ya va a ser ‘ampliado’. Así lo admitió el Sr. Ferreira en una comisión informativa correspondiente al pleno de mañana. Irá dentro de una modificación presupuestaria de un total de 1.278.242,90.-€, con cargo al remanente de tesorería que queda completamente agotado, bajo el nombre de ‘auditoría traída de aguas’ y por un importe de 18.150€”.

“Una muestra más de la incompetencia del gobierno estilo Ferreira: ya gastó otro tanto en el ‘primer’ plan (para el cual contó con una subvención de 15.000€ de la Xunta de Galicia), y retrasa la posibilidad de ponerlo en marcha hasta que esté hecha esta ‘segunda parte’”. Para el BNG “lo propio de un gobierno eficiente y eficaz sería haber hecho un único, planificado y bien presupuestado, y ahora estaría finalizado y listo para aplicar en cualquier situación”.