El Yess, primero en el Carrumeiro

El Yess de Rui Ramada cumplió con todos los pronósticos y las expectativas depositadas sobre él y fue el primer velero en alcanzar y virar el Carrumeiro Chico en la prueba inaugural del 47º Trofeo Conde de Gondomar – Gran Premio Zelnova Zeltia Banco Sabadell, que salió a escena este viernes en Galicia.

El Hanse de 63 pies (algo más de 19 metros), armado y patroneado por el experimentado navegante portugués, y tripulado por Pedro Pinto, Nuno Campos, Pedro Azevedo y Óscar Peixoto), viró la mítica roca de Corcubión a las 18:15:07, siete horas y cuarto después de haber salido de Baiona.

Eligieron una navegación costera, pegada a tierra. Aprovecharon los térmicos de las rías y el resultado fue satisfactorio, logrando mantener una velocidad casi constante de entre 8,5 y 9 nudos. “Acercarse a tierra fue, sin duda, la mejor decisión”, declaró Rui Ramada tras completar la subida hasta la mítica roca. “Por momentos intentamos alejarnos y salir algo más fuera, pero el viento no era tan propicio y decidimos retomar el trazado más cerca de la costa, que nos funcionó muy bien”.

En la segunda mitad de la prueba, que el Yess tardará en completar aún unas cuantas horas, la dirección del viento está siendo clave para la embarcación. Con el viento soplando clavado del norte y llevando un spinnaker asimétrico, el velero no alcanzará toda la velocidad que les podría ofrecer un viento del noreste o del noroeste, y esto podría perjudicarles con respecto a otras tripulaciones.

Pese a todo, la separación del Yess con el resto de la flota es muy grande y ahora mismo solo pelea contra sí mismo, para tratar de llegar a Baiona antes de las 22:56, lo que le permitiría lograr batir el récord de la etapa del Carrumeiro, que el Cenor & de Dietrich ostenta desde 2011.

La segunda tripulación en alcanzar la roca de Corcubión fue la del Solventis, liderada por Alberto Moro, también del Monte Real Club de Yates. Lo hizo a las 19:39:51, casi hora y media después del Yess. Durante todo el recorrido, desde el mismo inicio de la prueba, mantuvo un duro mano a mano con el Aceites Abril, de los hermanos Luis y Jorge Pérez Canal; y el Magical de Julio Rodríguez; y finalmente logró adelantarlos con cierto margen antes de llegar al punto clave del Carrumeiro.

Los tres son, sin duda, claros aspirantes al triunfo final en esta edición del Conde de Gondomar; y todos ellos, al igual que el Yess, optaron por navegar por dentro del archipiélago de las Cíes. Solo eligieron el trazado exterior dos barcos; el portugués Five, de Joao Tourigo; y el Txole, de Ignacio Sánchez Otaegui, quien defendió la elección asegurando que “el viento estaba bien entablado por fuera y había buena presión, siendo más dudosos los vientos por dentro”.

De las 13 embarcaciones inscritas para participar en la considerada prueba reina del trofeo, finalmente solo salieron 11 a competir. Se espera que los barcos más rápidos completen el recorrido alrededor de la medianoche y que la prueba pueda estar finalizada de madrugada, o incluso el sábado por la mañana.

Será entonces cuando se sepa el nombre de los ganadores, tanto en tiempo real como en compensado, en las diferentes clases en liza, aunque para muchos de los participantes, el verdadero premio es poder completar la regata de altura por excelencia en Galicia y una de las pruebas más atractivas de larga distancia del panorama náutico español.

Tras la etapa del Carrumeiro Chico, al Trofeo Conde de Gondomar – Gran Premio Zelnova Zeltia / Banco Sabadell aún le quedan cuatro pruebas por delante. Este sábado se disputará una costera por la ría de Vigo, el domingo la clásica Vuelta a Ons; y el lunes, último día de competición, dos bastones en el fondeadero de Cíes.