El BNG insta al uso correcto de la toponimia local en la señalización de la nueva numeración del ayuntamiento

El Bloque Nacionalista Galego de Gondomar solicita del gobierno municipal el uso correcto de la toponimia local en la señalización de la nueva numeración de las viviendas e inmuebles del ayuntamiento anunciada por el Alcalde.

Asimismo, insta a que no haya improvisación en este trabajo y que se haga un buen uso de los 29.500 euros del Plan Concellos de la Diputación que se van a emplear en él. “Porque más allá del bonitas que puedan quedar el color y la forma de las placas a colocar, la correcta numeración de las viviendas tiene mucha trascendencia. Es importante para las personas que reparten o reciben correo o paquetería, pero aún lo es mucho más para que los vehículos de emergencias no pierdan un tiempo que puede ser vital para quien los precisa”, indica la concejala nacionalista, Manuela Rodríguez.

Después de conocer por los medios de comunicación que la renumeración comenzaba esta semana por la parroquia de Borreiros, desde el BNG instan a Ferreira a aprovechar la ocasión para “poner en valor nuestra toponimia y la labor de recuperación de un patrimonio inmaterial de inmenso valor cultural y lingüístico”, en el que el propio Ayuntamiento ha colaborado y en el que han trabajado activamente colectivos como el Instituto de Estudos Miñoráns (IEM), comunidades de montes y centros vecinales y culturales, siempre con la imprescindible aportación de la sabiduría y memoria toponímica de las mujeres y hombres más viejos de las distintas parroquias de Gondomar. “De esa manera se recogieron los nombres que realmente identifican los espacios de manera precisa: nuestra microtoponimia, nuestras coordenadas”, indica Rodríguez.

Pero, desafortunadamente, las primeras placas colocadas en Borreiros ya no respetan ese legado, y figura la leyenda “Cruceiro” cuando el verdadero nombre del barrio es “O Cruceiro”, tal y como está documentado en la propia página web del ayuntamiento (https://concellodegondomar.gal/gondomar/toponimia/), donde se puede consultar la toponimia de diferentes parroquias del Ayuntamiento de Gondomar, “un proyecto llevado a cabo por el Instituto de Estudos Miñoráns (IEM) con la colaboración del Ayuntamiento”.

Desde el BNG “esperamos que este trabajo necesario de re-ordenación de los números del ayuntamiento, no se convierta en un nuevo episodio de deturpación de nuestra toponimia” y que el gobierno local proceda a realizar las modificaciones necesarias para ajustarse a los nombres correctos.

Anunciaba también el Alcalde que la señalización vertical de caminos y barrios iría en una siguiente fase, dando a entender que inicialmente solo colocarán las placas con el nombre del barrio y el número. “Este hecho, siendo como son nuestros barrios desperdigados y extensos, seguirá haciendo difícil saber dónde está cada número”. El BNG insta a que esa señalización vertical se instale a la mayor brevedad posible para evitar, o cuando menos minimizar, situaciones caóticas que se han dado en otros ayuntamientos, indicando en el inicio de los caminos el rango de números que se encuentran en su interior, así como un código QR que ofrezca información de localización y que podría estar conectado con la anunciada aplicación de localización geográfica alojada en la web del Ayuntamiento.

Por otro lado, ahora que el gobierno local tuvo que hacer el recuento de las viviendas e inmuebles de todos los lugares del ayuntamiento, el BNG espera que por fin se atienda su petición de información del número de ellas por barrios y parroquias, tal como ha solicitado desde hace ya un año y que el gobierno de Ferreira nunca le facilitó.