El BNG reclama la gratuidad y el rescate de la Autopista del Val Miñor

El BNG realizó ayer una nueva acción por la gratuidad de la AG-57 y por su rescate para gestión pública, en el que participaron Carmela González, diputada en el Parlamento Gallego; Iago Pereira, teniente de alcalde en Baiona; Manuela Rodríguez, portavoz municipal en Gondomar; y Xavier Rodríguez, responsable local en Nigrán, además de varios miembros de las organizaciones locales del BNG en el Val de Miñor.

Ante el anuncio del gobierno gallego de una aportación de 550.000€ en forma de bonificaciones para evitar el impacto de la subida del IPC en los peajes de las autopistas AG-55 y AG-57, los nacionalistas denuncian que ese mismo gobierno de Feijóo rechazó la enmienda del BNG a los Presupuestos de la Xunta para el año 2022. Una enmienda que proponía destinar 2.500.000€ para bonificaciones de mayor calado en la AG-57 y también para la realización del estudio de la viabilidad de la supresión total de los peajes y del rescate de la concesión de la autopista, para poder tomar desde el gobierno gallego las decisiones sobre su gestión.

Al respecto de la propuesta de la Xunta, la diputada Carmela González declaró que “parece una inocentada de mal gusto, por parte del gobierno Feijóo, anunciar bonificaciones para 2022 cuando realmente la mitad de los tramos van a subir 5 céntimos y ninguno se reduce. ¡Lo que se precisa es la supresión de los peajes ya!”.

Una vez más, la organización nacionalista denunció la discriminación que, por parte del gobierno del PP, sufre el Val de Miñor a respecto de otras comarcas como O Morrazo u O Salnés, que disfrutan de autovías gallegas gratuitas.

Si estuviera libre de peajes, la AG-57 serviría de circunvalación a los tres ayuntamientos, mejoraría la movilidad general en la comarca y eliminaría el tráfico de paso por los núcleos urbanos. Descongestionaría las carreteras Vigo-Baiona, evitando atascos en la Ramallosa, principal nudo de conexión de los tres ayuntamientos, Nigrán-Vigo, por Parada y Vilaza, y Vigo-Gondomar, a su paso por Vincios. Contribuiría a mejorar la calidad de vida en las parroquias y a reducir la siniestralidad y los riesgos asociados a este tráfico, que en muchos casos es tráfico pesado. También serviría de conexión directa, rápida y gratuita con el hospital Álvaro Cunqueiro, y con otros centros médicos, de enseñanza, administrativos y de servicios del área de Vigo; y mejoraría la competitividad y la conectividad de los parques empresariales de A Pasaxe-Vincios (Gondomar) y de Porto do Molle (Nigrán), y de estos con la AP-9.

“No podemos consentir que, por ser de pago, usar la AG-57 se convierta en un sobre coste en los desplazamientos, o que, para evitarlo, simplemente no se use. Desde el BNG apostamos por el rescate de la AG-57 para su gestión pública y por la supresión de los peajes en esta autopista, demandas sociales que cuentan con amplio respaldo en la comarca”, indicaron las y los representantes municipales del BNG de Baiona, Gondomar y Nigrán.