Descubrir la magia de la Navidad “estimula el desarrollo del pensamiento crítico” del niño

Descubrir la magia de la Navidad no es un trauma para que niños y niñas continúen ansiosos esperando las mañanas de cada 25 de diciembre y 6 de enero. Este proceso forma parte de su desarrollo y fomenta la formación del pensamiento crítico. Así lo afirma la psicóloga del Hospital Vithas Vigo y el Centro Médico Vithas Pontevedra, Sara Mateo Bustara, que cree que “son los padres quienes deben decidir cómo quieren vivir estas fechas con sus hijos”.

“Dejar que los niños vayan descubriendo la realidad por sí mismos sin que los padres pongan trabas a estos descubrimientos fomentará la adquisición de herramientas psicológicas muy útiles para su crecimiento personal”, asegura Sara Mateo en un post publicado en el blog de Vithas (https://estarsano.vithas.es/).

Para Mateo Bustara, “los niños pequeños son exploradores curiosos que participan de manera activa del aprendizaje y descubrimientos de nuevos principios”; y añade que “hay una serie de transformaciones que se producen en las características y capacidades del pensamiento, por el cual aumentan los conocimientos y habilidades para percibir, pensar, comprender y manejarse en la realidad”.

Todo ello contribuirá al desarrollo del pensamiento crítico, caracterizado por la adquisición de una mente abierta, dudas sanas, humildad intelectual, confianza en la razón, perseverancia, libertad de pensamiento y una alta motivación.

Los peligros del carbón

La psicóloga del Hospital Vithas Vigo entiende que “la emisión y los nervios hacen que los niños se porten regular”, por lo que muchos padres optan por el “chantaje” del miedo a recibir carbón. En este sentido, Sara Mateo asegura que “utilizar la figura mágica como elemento de chantaje o soborno no trae beneficios a largo plazo en el desarrollo del niño, siendo más relevante una educación para entender las consecuencias de sus actos”.

Los niños se portan mejor “cuando creen que hay una figura mágica observándolos, pero esa mejora desaparece cuando dejan de creer en esa figura”, explica la psicóloga de Vithas, que añade que “por ello, los niños deben aprender reflexionando sobre sus propias acciones para lograr un beneficio sostenido en el tiempo y en su desarrollo natural”.

Según Sara Mateo, “los padres deben decidir cómo quieren venir estas fechas con sus hijos, sin la necesidad de su asesoramiento experto para tomar cualquier decisión”.

“Cómo afecta la revelación al desarrollo de un niño, es algo que crea controversia: realmente no hay estudios sobre el tema, ni pruebas que apoyen la postura de mentirles así degrada la confianza del niño en los padres; ni tampoco de la que afirma que hay que mantener la ilusión y la magia todo el tiempo que se pueda”, sostiene Sara Mateo.

Para la psicóloga de Vithas Vigo y del Centro Médico Vithas Pontevedra, siempre “se debe comentar todo de forma positiva con el niño que está descubriendo la verdad, lo que puede suponer para este una transición del mundo infantil al mundo adulto cargada de, por un lado, desilusión; por otro, alivio, debido a la comprensión de lo que sospechan, un poco de responsabilidad y, sobre todo, complicidad ya que pasan a formar parte de ese engaño bienintencionado y generalizando situándose al lado de la magia para continuar la tradición con hermanos o primos pequeños”.

Para Sara Mateo, en algunos casos, el niño puede ver un aspecto positivo en este encantamiento generalizado, ya que “saber que los padres se involucran en su felicidad puede aumentar más el vínculo, al saber el esfuerzo e interés por conocer los gustos del niño”.

La psicóloga de Vithas Vigo concluye su post en el blog de Vithas con una reflexión ya que, en su opinión, “de una forma y otra, todos seguiremos sintiendo el gusanillo en la mañana del 6 de enero pensando qué me habrán traído, aunque peinemos canas”.