Araújo acusa a Ferreira de “no defender el comercio local” al apoyar a las grandes superficies de Porto do Molle

Manifesto Miñor emplaza públicamente al alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, a que diga de qué lado está: si apoya a las grandes superficies trasnacionales o al pequeño comercio local que paga sus impuestos en el municipio, “de los que él cobra su magnífico salario”. “Llevamos tiempo alertando de la estrategia del Sr. Ferreira a respecto del comercio local de Gondomar. Ahora, por fin, acaba de sacar la careta apoyando sin complejos la instalación de las grandes superficies trasnacionales en el polígono de Porto do Molle en Nigrán. Eso explica el modelo que a escondidas viene implantando Paco Ferreira en Gondomar, acelerado después de expulsar del Gobierno Municipal a Manifesto Miñor, que servíamos de contrapeso apostando por el comercio local y de proximidad”, señala Antonio Araújo.

“Ahora sabemos cuál es la finalidad de las llamadas humanizaciones que el Sr. Alcalde anuncia negándose a dialogar con los vecinos de la Villa y con los comerciantes apostando unilateralmente por una Villa dormitorio, sin vida comercial y aparentemente “bonita” pero, muerta. La gravedad de esta actitud está en que todos coincidimos en que hay que ordenar la movilidad en el centro de la Villa y humanizar, como es el caso de la Plaza de Rosalía de Castro pero, antes hay que dialogar con los potenciales beneficiados sino queremos que sean perjudicados y expulsados de sus negocios y medios de vida: detrás hay muchas familias. Comenzando por buscar alternativas al aparcamiento; por permitir la movilidad en los horarios comerciales; por diseñar espacios urbanos versátiles que sirvan para montar eventos culturales, mercados, etc,; por plantar árboles que hagan que ese espacio sea habitable y no un lugar hostil como fue la mal llamada humanización de la Plaza de la Paradela”, advierte el portavoz de Manifesto Miñor.

Según Araújo, la Villa de Gondomar sin una mínima movilidad interna que permita recoger la compra, o dejar los enfermos a la puerta del fisioterapeuta, etc, “eso no es humanizar la Villa como dice D. Paco Ferreira, usando un eufemismo cuando en realidad quiere decir cerrarla y convertirla en un espacio para la especulación inmobiliaria donde solo podrán vivir aquellas personas que puedan pagar unos alquileres desorbitados”. “Los demás vecinos tendremos que ir a comprar a los centros comerciales de Porto do Molle o a Vigo. Ese es el modelo de Villa que promociona el Sr. Ferreira, mientras, por cierto, las parroquias siguen sin servicios básicos como saneamiento, agua pública o fibra óptica”.

Desde Manifesto Miñor exigen una vez más a Paco Ferreira diálogo para defender el comercio local, también a través de promociones potentes y ayudas, “cosa que en este momento no se hace”. Sobre este asunto, Manifesto Miñor presentará una moción que se debatirá en el próximo pleno extraordinario de diciembre convocado por todos los grupos de la oposición.