El BNG de Gondomar presenta una moción por la protección de los árboles en las zonas verdes públicas del ayuntamiento

El Bloque Nacionalista Galego de Gondomar presenta una moción por la protección de los árboles en las zonas verdes municipales del ayuntamiento y en la que exigen al gobierno local el cumplimiento en lo sucesivo de la ordenanza municipal de medio ambiente.

“Cuando a primeros del mes agosto nos encontramos con la desagradable imagen de la eliminación indiscriminada de la vegetación existente en los jardines de la Casa Peralba, el BNG solicitamos del gobierno municipal de Gondomar los informes o documentos, técnicos o de cualquier otro tipo, que justificaran la tala de árboles practicada en pleno centro de la Villa en esa zona verde recién ganada para el patrimonio municipal”, indica Manuela Rodríguez, portavoz del BNG. La petición de informes buscaba conocer los motivos reales que habían llevado al alcalde a tomar esa decisión, que entendían injustificable, siendo los árboles seres vivos que cumplen una función esencial en términos de sostenibilidad ambiental, aún más importante en las zonas urbanas de las villas.

Pero esa información no pudo ser consultada por el BNG porque no existe al respeto ningún expediente ni documento en ningún departamento, ni siquiera en el de medio ambiente. Algo sorprendente cuando el ayuntamiento cuenta con una ordenanza de medio ambiente que en su artículo 58, de protección de elementos vegetales públicos, indica:

“1.- Con carácter general, para la buena conservación y mantenimiento de las diferentes especies vegetales de las zonas verdes, no se permitirán los siguientes actos:

a) Toda manipulación realizada sobre los árboles y plantas.

d) Cortar flores, ramas, o especies vegetales.

e) Talar, apear o podar árboles situados en espacios públicos sin la autorización municipal expresa.

f) Aclarar, arrancar o partir árboles, pelar o arrancar sus cortezas, clavar puntas, atar los mismos escaleras, herramientas, soportes de andamiaje, ciclomotores, bicicletas, carteles o cualquier otro elemento, ni ascender o subir a los mismos”.

“El propio Ayuntamiento, su gobierno local con el Alcalde a la cabeza actuaron de manera “ilegal”, contraviniendo la ordenanza, algo que no se le permitiría a cualquier vecina o vecino y por lo que sería objeto de sanción”, indican desde el BNG. Una ordenanza que recoge (artículo 45) como parte fundamental la promoción de la formación ambiental, indicando que “el Ayuntamiento promoverá acciones permanentes de educación ambiental con el doble objetivo transversal de hacer más ambiental la actuación municipal en su conjunto y más comprometida a la ciudadanía, y que promoverá la conservación de los árboles como promotores de un ambiente más sostenible, que reducen el efecto invernadero y que minimizan el exceso de emisiones de CO2”.

“Para avanzar hacia una villa más sostenible, algo a lo que a veces dice aspirar el Sr. Ferreira, hay que respetar el medio, sin arrasar con todo solo para lucir más en las fotos”, indica Rodríguez.