Gondomar completa la reforma del Camino de Sequeirós

Gondomar inauguró la segunda fase de la mejora del camino de Sequeirós con la actuación acometida sobre la conocida como “Estrada de Rasas”, en la que se ejecutaron, básicamente, las obras de reposición del pavimento asfáltico. Se completa así el proyecto iniciado con las obras en el tramo del camino de Sequeirós con el cruce con la PO-340, en el que se había ampliado, en la primera fase, el espacio por el margen derecho dotándolo de aceras y ampliando el ancho de calzada que “era escaso haciendo el paso de vehículos muy ajustado, y muy difícil para los peatones”.

“La comodidad y seguridad de nuestros vecinos siempre priman en nuestras actuaciones, como la del camino de Sequeirós que ahora completamos con esta segunda fase. Se trata de poco a poco adecuar todas nuestras infraestructuras, nuestros caminos a las necesidades vecinales, pero también a los objetivos que marcan las directrices europeas, como la sostenibilidad o la movilidad”, manifiesta el alcalde, Paco Ferreira.

Con un presupuesto de 135.365 euros, a cargo del Plan Concellos de la Diputación Provincial, y un plazo de ejecución de dos meses, el proyecto se engloba “dentro de las actuaciones con las que dar continuidad a las humanizaciones expuestas en diversas calles del municipio, pero sin olvidar acometer la mejora de las carreteras y caminos, de comunicación entre las parroquias y en el interior de todas ellas como un conjunto”.

En esta segunda fase los trabajos se centraron en la mejora de la pavimentación de la carretera, así como el drenaje y la seguridad vial, al tiempo que “se busca dotar de una impronta propia a las calles de la villa”.

La actuación finalizada incluyó la pavimentación de la capa de rodadura así como los saneamientos precisos para el apoyo de las cunetas de adoquines y sobreanchos para mantener la sección tipo establecida. Para ello, entre otras acciones, se procedió al desbroce y limpieza de vegetación en los márgenes, excavación de tierras para cajeado, canalización de aguas pluviales con tubería de hormigón e instalación de alcantarillas arqueta con reja para recoger las citadas aguas.

Además de la puesta en rasante de tapas de pozos y arquetas, la obra se completó con las señalizaciones verticales y espejos de tráfico, soterramientos de los servicios aéreos de la zona, pintura del vial y localización de pasos de cebra.