Suárez e Iglesias, sólidos líderes a falta de una sección

Completados los dos primeros bucles de la etapa del sábado en el 54 Rallye Recalvi Rías Baixas, la pareja formada por Jose Antonio “Cohete” Súarez y Alberto Iglesias comandan la prueba con autoridad. Los asturianos del Recalvi Team cuentan los tramos por victorias parciales y ya aventajan en más de un minuto y medio al siguiente clasificado. De momento el podio en el Rías lo completan Sergio Vallejo y Jorge Pérez, en un particular toma y daca que prácticamente provoca intercambio de posiciones entre ambos tras cada especial.

Del grupo de cabeza se han descolgado, entre otros, el asturiano Oscar Palacio, muy penalizado tras sufrir dos pinchazos; los hermanos Pais, retrasados por una avería en su Renault Clio N5, o Adrián Costas.

Así las cosas, Pablo Rey, David González, Albert Orriols o Jorge Cagiao, líder entre los dos ruedas motrices, ocupan el resto de posiciones de cabeza en un rallye en el que las humedades y la elección de neumáticos están siendo clave, con varias salidas de carretera; una de ellas la que ha provocado la neutralización de la segunda pasada por Vigo-Nigrán para, aproximadamente, la mitad de los participantes.

Por lo demás, destaca también la buena carrera que está realizando hasta el momento el local Pablo Pazó, a los mandos de un histórico Talbot Sunbeam Lotus y con el que, además de dar mucho espectáculo, está siendo capaz de rodar en el grupo de los diez primeros clasificados.

En el criterium Recalvi siguen al frente del mismo Abel Pampillón y Pablo Gregorio, a los mandos de un Mitsubishi Evo IX.
Pese a alguna salida de vía, en general la mañana ha transcurrido con total normalidad después de trabajar durante buena parte de la noche para limpiar el vertido de aceite que apareció en parte del tramo de Gondomar-Porriño.

Resta una última sección, con las terceras pasadas a los tramos de Vigo-Nigrán (14,610 km), y Gondomar-Porriño (10,650 km) para conocer al ganador final de esta edición del Rallye Recalvi Rías Baixas. El tramo de Salceda, el mismo con el que concluían las secciones matinales, solo se recorre en dos ocasiones.