Un estudio codirigido por el servicio de cardiología del Álvaro Cunqueiro publicado en The Lancet

El servicio de Cardiología del hospital Álvaro Cunqueiro viene de codirigir un estudio multicéntrico y multidisciplinar internacional para predecir el pronóstico de pacientes con infarto agudo de miocardio. Esta investigación acaba de ser publicada en la prestigiosa revista médica “The Lancet”.

En el estudio, coordinado por el grupo de Cardiología de Turín, participaron especialistas en cardiología e ingeniería de países como Japón, China, o EEUU, entre otros. Del Álvaro Cunqueiro participaron siete cardiólogos bajo la dirección del jefe del servicio, Andrés Íñiguez. Dos de ellos, los doctores Sergio Raposeiras y Emad Abu-Assi, figuran como autores firmantes de este trabajo.

Calculadora que estima el riesgo

Según afirma Raposeiras, “el objetivo era desarrollar una calculadora para estimar el riesgo de tener una complicación, ya sea en forma de reinfarto, hemorragia por la medicación, o fallecer tras haber sufrido un infarto agudo de miocardio. Para esto, el Grupo de Cardiología de Turín, en colaboración con ingenieros de esa Universidad, solicitó la colaboración del grupo de especialistas del Álvaro Cunqueiro. La calculadora se pudo construir tras estudiar, en total, unos 18.000 pacientes.

Mediante técnicas de inteligencia artificial, conocidas como machine learning, procedieron a desarrollar la dicha herramienta. A través de algoritmos y fórmulas matemáticas se creó una calculadora que, introduciendo las características clínicas de cada paciente, permite estimar el riesgo que presenta de volver a sufrir un episodio cardiovascular. Aun más, posibilita identificar los niveles de riesgo (alto, bajo y moderado) en cada paciente, posibilitando de este modo dirigir los recursos a los enfermos según los suyo niveles de riesgo.

Esta calculadora es el embrión de una futura aplicación digital que será de gran utilidad en la práctica clínica. Según afirma el doctor Abu, “podrá ser de mucha ayuda, especialmente en las revisiones médicas, ya que nos facilitará la priorización del nivel de asistencia que requiere cada paciente segundo el grado de riesgo que presente; esto es, si su control y seguimiento se puede continuar en atención primaria o requiere de la asistencia hospitalaria; así como el modelo de atención que precisa, presencial o telemática”.

En definitiva, ayudará a ofrecer tratamientos cada vez más individualizados para minimizar riesgos y mejorar así los resultados de las terapias nos enfermos con un infarto de miocardio.

“Estamos muy orgullosos de que un estudio de cardiología del Hospital Álvaro Cunqueiro aparezca en The Lancet, que muestra el impacto internacional de esta investigación. Hay que subrayar que el hecho de contar en este hospital con el Grado de Ingeniería Biomédica nos sitúa en una situación privilegiada y supone una oportunidad para seguir avanzado hacia una medicina predictiva y personalizada”, concluye el doctor Raposeiras.