Proponen la creación de una plataforma didáctica para el apoyo del alumnado del Val Miñor en riesgo de exclusión

FOTO: ACDFR // David Fernández Rivera cos alumnos de 5º de Primaria do CEIP Belesar.

Desde que se decretó el estado de alarma por el COVID-19, estamos viendo de nuevo como es la clase trabajadora la que está manteniendo al conjunto de la sociedad. Desde el personal sanitario al de la limpieza, las trabajadoras del sector de la alimentación, cuidados, transporte o telecomunicaciones están realizando una labor que permite al resto de la ciudadanía hacer frente al confinamiento.

Con respecto a la educación, los centros escolares establecieron medidas de teletrabajo para que el alumnado pueda continuar con el trabajo escolar. El personal docente continúa con su jornada laboral, enviando actividades para que no se pierda el hilo del curso. Sin embargo, existe un porcentaje amplio de familias que no cuentan con acceso a internet o mismo de ordenador. En muchos casos las crianzas no cuentan con apoyo por parte de la familia, que justamente trabajan para mantener los servicios mínimos. Durante este período excepcional es muy difícil poder acceder precisamente la esas crianzas que más lo necesitarían, aproximadamente el 10-20 % del alumnado. Esta situación de desigualdad va a quedar de manifiesto con más crudeza cuando finalice el período de cuarentena y las crianzas vuelvan a las aulas.

El Partido Comunista de Galicia e Izquierda Unida del Val Miñor rechazan este efecto amplificador de la desigualdad social provocado por la pandemia por lo que consideran que por la justicia social es preciso articular medidas que puedan ayudar a suavizar estas diferencias. Por esto quieren poner en marcha una red de apoyo a este alumnado que por mor del parón en el curso va a salir más perjudicado.

Solicitan de la ciudadanía, y en especial de los tres Ayuntamientos del Val Miñor, comenzar durante el confinamiento a organizar el programa para poder iniciar el apoyo cuando finalice el período de confinamiento. Para esto, será necesario contar con la colaboración de los centros educativos, a través de las direcciones, los Equipos de Orientación y también de las Anpas, y por otra parte ir formando un grupo de personas voluntarias, que conformarían esta Plataforma Solidaria Didáctica.

En cuanto a los locales donde desarrollar esta actividad, creen que podrían contactar con Asociaciones de Vecinos o Centros Culturales. También se procurará abrir la posibilidad de que los centros escolares cedieran espacios.

Hacen un llamamiento al vecindario solidario, al profesorado jubilado, estudiantes de universidad, profesionales de la psicología y cualquier persona que esté dispuesta a ayudar. La labor del profesorado solidario sería liquidar dudas, repasar el trabajo y reenganchar al alumnado al trabajo o ayudarlo a ponerse al día. Se centrarían más en las competencias básicas que en contenidos específicos.

OBJETIVO DEL PROYECTO:

Poner en marcha UN PROGRAMA DE APOYO DIDÁCTICO al alumnado que debido al confinamiento por COVID-19 tiene mayores dificultades para ponerse al día del curso.

Duración del programa: tres meses (mediados de mayo-finales de agosto 2020).

¿A quién va dirigido este programa?

Niñas y niños de los distintos niveles de Primaria y ESO, cuyo profesorado o el equipo de orientación y los país y madres valoren la necesidad de apoyo didáctico.

¿Cuántas horas dura cada sesión de apoyo didáctico?

Dos horas por sesión, dos veces por semana (una sesión de Letras y otra de Ciencias). Grupos de 5 crianzas.

¿Habrá seguro de accidentes y de responsabilidad civil para niños y voluntarios?

Consideran imprescindible contar con esta cobertura, sea por parte de la Xunta de Galicia, Ayuntamientos, Asociaciones de Vecinos/Culturales o donantes particulares.

Voluntarios: enviar correo electrónico a plataformasolidariadidactica@gmail.com