La corporación de Baiona cambia el papel por tablets

Baiona adquirirá a partir de mes de diciembre un lote de tablets para sus corporativos, que ascienden a 17, con el fin de evitar el gasto de papel y la manipulación de documentos que no estén en formato digital. Se trata de una partida de 2.650 euros que está reflejada en el presupuesto del 2019 de poco menos de nueve millones que ayer obtuvo la luz verde con los votos a favor del PSOE, BNG, NÓS, C’s y la abstención del PP.

Su aprobación inicial lleva aparejada un periodo de exposición pública de dos meses hasta su entrada en vigor, y teniendo en cuenta que el último trimestre del año está a la vuelta de la esquina, se podría decir que el documento económico del tripartito tendrá un valor más bien simbólico, puesto que se aplicará hacia diciembre. Sin embargo, el edil de Medio Rural y Participación Ciudadana del BNG, Iago Pereira, explicó que la celeridad en llevarlo a votación responde a la imposibilidad de aplicar convenios nominativos además de subvenciones a entidades y la utilización de las inversiones, ya que por el momento cuentan con uno prorrogado de 2018.

El debate de la partida, que se extendió a poco más de una hora, no estuvo exento de tiranteces y reproches e incluso el propio Carlos de la Peña admitió que tiene un carácter continuista si se compara con el elaborado por el PP, que tras contar con el visto bueno en diciembre de 2018 finalmente fue tumbado en febrero. Aunque el portavoz de los populares, Ángel Rodal, aseguró que se trata de un papel “prácticamente idéntico al rechazado hace 10 meses”. De la Peña, por su parte, explicó que su aceptación les sirvió para ponerse en contexto y “conocer la realidad económica del municipio” y adelantó que comenzarán a trabajar en un documento diferente de cara al 2020 “para tratar de dar un vuelco a la tendencia de los últimos 15 años en los que contamos con un presupuesto que se estancó en el tramo de los ocho millones”. Por el momento el marco aprobado ayer les permitirá continuar con un total de 16 proyectos gestionados por el anterior gobierno con un valor total que ronda los 1,9 millones de los cuales el 93% se desarrollan o desarrollarán en las cuatro parroquias de la villa.

Durante el turno de intervenciones salieron a flote multitud de problemas administrativos arrastrados de años atrás como por ejemplo los temas relativos a la actualización del convenio colectivo, la RPT, gastos relacionados con los trabajadores contratados a través del Plan Concellos de la Diputación, limpieza de zonas públicas o las horas extras realizadas por miembros de la plantilla, entre otros. En este sentido el edil de Hacienda reiteró que tomarán cartas en el asunto pero “no dejan de ser cuestiones heredadas del gobierno de los populares”, mientras que por otra parte el alcalde Carlos Gómez adelantó que romperán con la dinámica de “ejecutar proyectos a base de subvenciones” y que se plantearán actuaciones a largo plazo para “saber lo que se quiere de aquí en 30 años”.

Anuncios