Manifesto Miñor considera un “despropósito” gastar 85.000 € en el nuevo parque lúdico y canino

Manifesto Miñor exige al alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, que se deje de proyectos electoralistas y que atienda las necesidades básicas de la población, en relación con la construcción de un nuevo parque lúdico y canino a orillas del río Miñor, en el que se prevé invertir 85.000 €. Antonio Araújo considera que el anuncio de este proyecto, “hecho con gran despliegue propagandístico y de medios técnicos: video, infografías, planos…”, viene a demostrar “la nueva fase preelectoral en la que acaba de entrar el Sr. Ferreira y que le impide actuar con criterios de racionalidad política”. Para Araújo, “el cuento es vender lo que sea gastando el dinero que no tenemos en propaganda”.

“El lugar escogido para semejante ocurrencia es donde la Xunta de Galicia quiso construir el macro bombeo de fecales (mal llamado tanque de tormentas), paralizado por el concejal de Urbanismo y que a día de hoy aún está sub júdice… lo que siempre demandaron los vecinos de la zona y Manifiesto Miñor comparte, es acondicionar el terreno (tapar el agujero), sembrar hierba, plantar árboles autóctonos y poner unos bancos (no más de 5.000 € de gasto), como se hace en los países civilizados y modernos de todo el mundo: respetar las orillas de los ríos sin losas, sin hormigón, o sin especies exóticas. Por cierto, una zona verde fruto del Plan General de 1997, aquel PGOM que nos dejó grandes espacios libres de edificaciones, y que el PSOE tumbó irresponsablemente dejando a Gondomar desnudo de ordenación urbanística hasta hoy”.

“Gastar ahora 85.000 € en un parque que se puede hacer con 5.000 €, anunciar un “pipi can” como si viviéramos en una gran urbe, y por encima negarse a firmar el convenio con las protectoras de animales para que puedan recoger y tratar dignamente a los perros y gatos abandonados, es un despropósito que solo se explica por la proximidad de las elecciones municipales. Con todo, lo más grave es que en el término municipal de Gondomar aún hay cientos de viviendas y decenas de barrios sin servicios básicos como agua pública o saneamiento, que con esos 85.000 € se podrían ir acometiendo esas obras y resolviendo el problema pero, como Paco Ferreira no quiere obras soterradas que no se ven y por lo tanto no lucen, prefiere las que quedan como un escaparate aunque no sean tan urgentes”.

Desde Manifiesto Miñor recuerdan que, por poner un ejemplo, 85.000 € es todo el presupuesto que tiene la Concejalía de Bienestar Social para todo el año. “Que sepa el Sr. Ferreira que las parroquias también existen y que hay muchos vecinos con necesidades urgentes que atender. Esas deben ser las prioridades en los tiempos de vacas flacas”, concluye Araújo.

Anuncios