Residuos, eficiencia y gestión publica. La experiencia de Xosé Antón Araúxo en Cambrils

Tras su viaje a Cambrils, Xosé Antón Araúxo, concejal de Manifesto Miñor, asegura que entrar en las instalaciones de Secomsa “tiene el efecto mágico de transportarnos en un solo segundo del mundo de las ideas, al mundo tangible del concreto”. Un segundo necesario para reafirmarse en la necesidad de dotarse de un modelo de tratamiento de residuos sólidos que sea global y al tiempo diversificado, que sea eficiente es viable, un proceso en el que exista: recogida separada, planta de compostaje, limpieza de calles, reciclaje de restos de podas, tecnologías actualizadas, tratamiento de los rechaces, generación de valor colateral con la venta de compost, energía y vapor generados en los procesos de tratamiento de los residuos. “Sumergirse en un servicio altamente profesionalizado, a través de una empresa pública, como Secomsa, es prueba irrefutable de la viabilidad y de la eficiencia”.

El concejal responsable de este Área en Cambrils, comentaba algunas de las grandes ventajas del modelo.

1.- No hay incremento de costes, cada vez que acontece un imprevisto, o se precisa una actuación que no está incluida en el pliego de la licitación. En la gestión privada la empresa pasa factura por cada nuevo servicio. En la pública nos reorganizamos con nuestros recursos personales y materiales, sin tener que pagar por nuevos servicios.

2.- En la concepción global todo está pensado para mejorar el servicio a la ciudadanía. En la gestión privada su lícito objetivo y ahorrar costes para incrementar los beneficios.

3.- En la gestión pública, podemos prestar servicios de colaboración y solidaridad con poblaciones que no pueden cargar en solitario, con este servicio. Nos ponían el ejemplo de Prades, un pueblo de la montaña del Montsant a lo que periódicamente le prestan servicios que serían inviables en una gestión privada.

4.- Para ahorrar costes de mantenimiento, se trata de ser polivalente y depender de costosos servicios externos lo menos posible. La mayoría de las averías mecánicas de la maquinaria se resuelven internamente.

5.- Todo está pensado para completar todas las fases hasta cerrar el ciclo. El Punto Limpio, es una importante pieza del engranaje del tratamiento de residuos. Los restos de podas, que suelen ser un crebadero de cabeza en muchos ayuntamientos, aquí se recogen con container exclusivos, ya que son materia prima valiosa para generar compost de mayor calidad. Se trituran, mezclan con los restos orgánicos de la basura, interactúan durante varios meses y finalmente están listos para venderse para la agricultura, pera ajardinamientos o para ser empleados por el propio ayuntamiento.

6.- De la basura, hay partes del proceso que generar recursos adicionales. Aquellos rechaces que no acabaron en el vidrio, en la tarjeta, en el compost, en las latas, en los plásticos… son quemados en una planta que genera electricidad y vapor. Ambos productos son vendidos y producen recursos económicos.

7.- Todos los procesos de tratamiento de los residuos sólidos urbanos, requieren de mano de obra y por tanto, son una fuente de creación de empleo. Cuando más aprovechamos la basura, más personal precisamos.

8.- Todos los lucros sobrantes después de contabilizar los ingresos por tasas y los cuestes de servicios, deben ser obligatoriamente empleados en la modernización o mejoras de los propios servicios, o en otros servicios públicos municipales.

“Queremos agradecer la cálida acogida, la generosidad en el tiempo que nos dedicaron, las pormenorizadas visitas a todas las plantas de tratamiento y la entrevista de trabajo que tuvimos un sábado por la tarde. Muy agradecidos especialmente a los técnicos de Secomsa Cambrils, y al responsable político de este área, Antonio Laguna”, destaca Araúxo.

“Los sorprendió la vehemencia con la que las diversas personas con las que nos entrevistamos renegaban de los contenedores subterráneos clásicos, por su complejidad técnica, por la frecuencia de las averías mecánicas, por los significativos incrementos de costes, por la insalubridad de los lixiviados que acumulan y por la lentitud durante el proceso de la recogida. Son una opción para lugares muy concretos y con la modernización y simplificación de los procedimientos de recogida”, concluye el concejal de Manifesto Miñor.

Anuncios