Nigrán Decide exige al gobierno municipal que garantice la seguridad en el Pabellón de Deportes

Nigrán Decide exige al gobierno municipal que garantice la seguridad en el Pabellón de Deportes, pues ante las preguntas que se le realizaron en el pleno de la pasada semana, el alcalde manifestó desconocer el contenido de un informe sobre la instalación eléctrica que la dictaminaba como no satisfactoria. Además, en este pleno, al igual que en los de junio y julio, el grupo municipal preguntó por las fechas en que se acreditó la seguridad del Pabellón de Deportes de Panxón, especialmente en el referente a la instalación eléctrica, volviendo el gobierno a no contestar.

“El informe que califica la instalación eléctrica como no satisfactoria fue firmado en noviembre del año 2017, sin que se facilitara a nuestro grupo municipal ningún documento de fecha posterior que acredite que las deficiencias que motivaron a no conformidad fueran liquidadas”, señalan desde Nigrán Decide.

Concretamente, el Informe de pruebas de servicio y funcionamiento de la instalación de electricidad concluye que la instalación de electricidad e iluminación de la obra de “Adecuación y reforma interior del pabellón municipal de Panxón”, se sometió a las pruebas finales, de acuerdo con el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, con el Código Técnico de la Edificación y la Guía de Alumbrado Interior, con dictamen NO Satisfactorio.

“No se trata de alarmar innecesariamente, pero sí de informar a la ciudadanía de la situación del Pabellón de deportes de Nigrán”, señala José Cuevas, para continuar indicando que “las obras aun no están recepcionadas por el Ayuntamiento, por lo que consideramos que el gobierno está actuando de una forma irresponsable al mantener una instalación abierta de la que no es capaz de acreditar que cumpla con todas las medidas de seguridad. Nunca pasa nada hasta que ocurre, por lo que Nigrán Decide prefiere denunciar esta situación de forma preventiva para que el gobierno actúe”.

Desde Nigrán Decide recuerda que no sería la primera vez que el actual gobierno de Nigrán ponen en riesgo a seguridad o la salud del vecindario: el año pasado, durante un episodio de contaminación microbiológica en las playas, no señalizó la prohibición del baño en aguas cualificadas como no aptas para lo mismo.