El Val Miñor amplía los servicios de socorrismo y Protección Civil

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // O posto de socorristas de Panxón, a totalidade das casetas da comarca contan con efectivos de Protección Civil.

Los municipios del Val Miñor prorrogarán los servicios de socorrismo y de Protección Civil hasta el 15 de septiembre con el fin de salvaguardar la seguridad de los usuarios de los arenales tanto de Baiona como de Nigrán. La decisión tomada en la mañana de ayer y puesta en conocimiento desde los dos Concellos a las partes interesadas, responde a las reivindicaciones realizadas desde el colectivo de socorristas miñorano a través de varios comunicados publicados en redes sociales. La concejala de Medio Ambiente de Baiona, María Iglesias, que hizo pública la fórmula adoptada a este diario a primera hora de la tarde de ayer, explicó que la solución contempla un fin de servicio simultáneo para toda la plantilla y que a los últimos contratados se les dará dos días de vacaciones. En cuanto a los profesionales pertenecientes al cuerpo de Protección Civil, solicitarán aportaciones extraordinarias para poder sufragar los gastos correspondientes a dietas y de esta manera mantener el servicio en funcionamiento, una decisión avalada por Intervención municipal.

El alcalde de Nigrán, Juan González, explicó que el hecho de que solo se pudiese cubrir tan sólo la mitad de las 35 plazas sacadas a concurso provocó un remanente en la partida reservada que permitió tomar la decisión anunciada. Aunque adelantó que para la temporada que viene estudiarán en profundidad la posibilidad de ofrecer unas condiciones salariales más atractivas y unos contratos de mayor duración para atraer a más profesionales del sector. “Tenemos que tener en cuenta que la escasez de socorristas es una realidad por ello tenemos que ofrecerles algo que les haga venir a trabajar aquí, incluso contemplamos la ampliación de la temporada hasta los tres meses, frente a los dos que están estipulados en la actualidad”, explicó. Fuentes del colectivo de socorristas del Val Miñor manifestaron su satisfacción tras recibir las noticias ocho días antes de la finalización de la primera partida, aunque mantuvieron que “era lo que esperábamos ya que no es muy normal que las playas se vayan quedando sin efectivos poco a poco”. Por otra parte adelantaron que tendrán que esperar la respuesta de los 17 profesionales que actualmente se encuentran en activo, ya que las prórrogas son una optativa. Cabe la posibilidad de que algún miembro la rechace y “esta opción, aunque es poco probable podría suceder”.

La escasez de efectivos para la presente temporada obligó a las Administraciones locales a realizar tres campañas de contratación con diferentes inicios y una demora en el izado de las banderas de dos semanas, lo que provocó que la finalización de los contratos, en un principio planteados para dos meses, se fueran cumpliendo de manera escalonada. Además obligó a Baiona a renunciar a tres banderas azules, pasando de ocho para toda la comarca a cinco. Los más beneficiados serán los primeros en comenzar en el servicio, ya que obtendrán un aumento de dos semanas en su periodo de contratación, del 31 de agosto al 15 de septiembre; los siguientes cinco días y los últimos, cuyos contratos se formalizaron el 17 de julio, obtendrán a cambio dos días de vacaciones.