Gondomar retoma el reparto de trampas caseras para luchar contra la avispa velutina

Como es sabido la avispa Velutina inicia de nuevo su ciclo vital anual. Aquellas reinas fecundadas en septiembre que sobrevivieron al invierno (a lo mejor los últimos fríos a destiempo mataron a las más madrugadoras) comienzan a salir de los huecos donde invernaron para construir los nidos primarios donde iniciar el núcleo del futuro enjambre. Por eso ahora es el momento óptimo para colocar las trampas allí donde tengamos árboles o arbustos en flor, cuanto más coloridos, mejor, que es justo a donde estas reinas con el hambre del invierno van en primer lugar a comer.

Desde la Concejalía de Medio Ambiente de Gondomar vuelven a reiterar que no se puede bajar la guardia contra esta invasora. “El año pasado gracias a la implicación de la gente (esta es una batalla de toda la sociedad) conseguimos reducir el incidente de esta plaga en la comarca. Por cierto una plaga real y letal para nuestras abejas, que aún no está reconocida oficialmente por la Administración, lo que podría redundar en ayudas para los apicultores y, sobre todo en inversiones para la investigación para combatir esta plaga”, señala Antonio Araújo.

En el Departamento de Medio Ambiente (edificio de Urbanismo) tiene las trampas gratis para repartir a quien las quiera en horario de mañana. “Todos podemos poner una en el jardín, en nuestras fincas… incluso en los balcones, como ya se dijo, preferiblemente en aquellos árboles o arbustos con flores llamativas, como por ejemplo en los camelios”, añade el concejal.

“Por cada reina que atrapemos, estaremos evitando el nacimiento entre 37 y 40 mil velutinas. Esta lucha requiere del compromiso de toda la sociedad, no sólo de los apicultores. Un mundo sin abejas supone la desaparición de la agricultura y de toda la biodiversidad vegetal por los efectos beneficiosos (imprescindibles) de la polinización”, concluye Araújo.

Anuncios