Gondomar pide a la APLU la paralización de los expedientes de las casas afectadas por el fuego

A la vista de la catástrofe provocada en el Ayuntamiento de Gondomar por la ola de fuegos acontecidos los días 14, 15 y 16 de octubre, Manifiesto Miñor presentará una moción en el Pleno del día 16 de este mes para que la Corporación Municipal, más allá de las declaraciones institucionales, de las actuaciones de carácter reparador de los daños, o de la creación de consciencia medio ambiental, entre valorarla también otras cuestiones que tienen que ver con situaciones concretas que le están afectando a determinados vecinos de las parroquias afectadas, y que de no atenderlas se estarían permitiendo situaciones claramente injustas.

La ola de fuegos acontecidos en los dichos días quemaron, en distinta medida, seis de las diez parroquias que configuran el Ayuntamiento de Gondomar (Vilaza, Vincios, Chaín, Morgadáns, Peitieiros y Couso), y que según la información transmitida por las CCMM y el propio vecindario afectado, la superficie quemada podría andar alrededor de las 2.500 hectáreas, es decir, casi la tercera parte de la superficie total del término municipal.

Las parroquias más castigadas por los fuegos fueron, con diferencia, las de Vincios y Morgadáns, llegando el fuego a las puertas de las casas, ardiendo huertas, setos, cerrados, alpendres, cortes, vehículos, motores de agua y pozos inutilizados, traídas vecinales estropeadas, animales domésticos muertos, etc.

Muchas de las viviendas y construcciones afectadas por los fuegos en esas parroquias tienen abiertos expedientes por parte de la Agencia de la Protección de la Legalidad Urbanística, que se encuentran en diferentes fases de instrucción, incluso algunos de ellos ya están en la vía judicial por ser denunciados por la propia APLU perante la Fiscalía.

Manifiesto Miñor señala que como es sabido por la APLU, y por la Corporación Municipal, la mayoría de esas viviendas son legalizables por encontrarse en núcleos rurales tradicionales y perfectamente definidos, en fase de delimitación, y algunos de ellos ya aprobados provisionalmente por el Pleno del Ayuntamiento. Unas viviendas y construcción que conjuntamente con el resto de las que forman los barrios de Piñeiro, Brandufe, Os Casás, A Fraga, Regodagua, Batizosa, Entreviñas, Camiño Branco, Carballás, O Lago, Prado, Vilas… fueron en algunos casos rodeadas por el fuego sufriendo daños importantes como ya se dijo.

A La preocupación de las familias afectadas por los dichos expedientes de la APLU y de las denuncias de la Fiscalía, hay que añadir ahora la angustia de ver sus viviendas afectadas por los fuegos del mes pasado, muchas de ellas con importantes daños que tendrán que arreglar con la incertidumbre del final legal de sus viviendas.

El Ayuntamiento de Gondomar ha solicitado de las administraciones competentes en el asunto la declaración de Zona Catastrófica del Ayuntamiento (o figura equivalente), petición que a la vista de los hechos y del drama social creado no dudan en que será atendida favorablemente, junto con el resto de los ayuntamientos afectados de Galicia.

«Desde el Grupo Municipal de Manifiesto Miñor tenemos claro que las consecuencias de dichos fuegos, y a la vista de su magnitud, ya nadie duda de la existencia de una catástrofe medio ambiental, económica, social, y sobre todo humana. Por eso invocamos lo recogido en el Art. 47 de la Constitución Española que reza que «todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna e idónea…», que como precepto de rango superior, debería prevalecer por encima de la apertura de cualquier expediente administrativo de reposición de la legalidad o de los supuestos delitos contra la ordenación del territorio», afirma Antonio Araújo.

El Portavoz de Manifiesto Miñor subraya que «no sería justo que a mayores del sumatorio de un montón de circunstancias desgraciadas para unas docenas de nuestros vecinos, al final sea la propia Administración quien acabe finalizando con las esperanzas o con los proyectos de vida de aquellas personas o familias socialmente más endebles, y en en algunos casos atrapadas en la compleja situación urbanística del Ayuntamiento de Gondomar a la que son ajenas. El modelo territorial de Galicia ni se explica, ni sería posible, sin la intervención de la gente que lo viene habitando y humanizando desde hace más de 350.000 años, como está acreditado en las excavaciones de Chan do Cereixo, en la Portavedra, descubrimientos hace más de 30 años».

La moción propone que el Pleno acorde dirigirse a la Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística (APLU) y a la Consellaría de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (insistiendo en la excepcionalidad de la situación) para que procedan a la revisión de aquellos expedientes en trámite de reposición de la legalidad o remitidos a la Fiscalía, incluidos en las zonas afectadas por los fuegos acontecidos en las parroquias y barrios citados, para que se dejen sin efecto, y en último caso para que sea el Ayuntamiento de Gondomar quien los resuelva, con tiempo bastante, a través de la delimitación de núcleos como ya lo está haciendo.

Anuncios