Nace el Voluntariado Medio Ambiental de Gondomar con más de 100 personas anotadas

Más de 50 personas asistieron el pasado sábado a la asamblea de constitución del Voluntariado Medio Ambiental de Gondomar, que se celebró en el Centro Neural, aunque pasan de cien las anotadas y sigue abierta la posibilidad de apuntarse para quien quiera.

«Quiero agradecer públicamente su disposición y generosidad», subraya Antonio Araúxo, quien añade que «nace de la mano del Ayuntamiento, pero nace sobre todo como un espacio más de participación ciudadana».

Uno de los acuerdos tomados, a la vista de los fuegos de mediados de mes, fue ponerse a disposición de las Comunidades de Montes Entidad Local Menor de Morgadáns, y del Ayuntamiento, para colaborar allí donde, cuando y como se les diga. «Hoy mismo fueron enviados formalmente a estas entidades, los escritos poniéndose a su disponer», subraya Araúxo.

¿Que es el voluntariado y donde está reglamentado?

El voluntariado es la manifestación explícita de la consciencia solidaria de la ciudadanía que fortalece la convivencia democrática y ayuda a la cohesión social. Por lo tanto, es un deber de los poderes públicos, principalmente de los ayuntamientos, darle el soporte legal y las estructuras necesarias que le posibiliten a la sociedad civil intervenir desde la libertad en aquellas cuestiones, sectores o actividades de interés general.

El Ayuntamiento de Gondomar lleva muchos años registrado en la Xunta de Galicia como organización participante del voluntariado social, y desde hace unos meses está preparando la creación de un Voluntariado Medio Ambiental, que en la práctica ya lleva unos años funcionando centrando su actividad exclusivamente en la limpieza de nuestros ríos. La ola de fuegos de los días 14-15-16 de octubre, hizo que se precipitara su constitución gracias a la demanda y al ánimo de docenas de personas solidarias dispuestas a echar una mano. ¡¡Era a ocasión!!.

La creación de este Voluntariado Medio Ambiental tiene vocación de permanencia en el tiempo, pues entre sus objetivos principales debe estar la creación de consciencia medio ambiental. Es decir, de trabajar con visión de futuro.

El voluntariado en Galicia está reglamentado por la Ley 10/2011, de 28 de noviembre, de Acción Voluntaria, que derogó la Ley 3/2000, de 22 de diciembre, del Voluntariado de Galicia (modificada por la Ley 3/2003, de 29 de abril, de Medidas de Régimen Fiscal y Administrativo). En este sentido, será una función del Ayuntamiento darle la cobertura legal suficiente: seguros, materiales básicos, colaborar en la coordinación, etc.

En todo caso, la acción voluntaria no podrá ni por asomo eximir a las Administraciones Públicas de las responsabilidades y de los deberes que le corresponden, y al mismo tiempo, la acción voluntaria no podrá en ningún caso sustituir el trabajo remunerado o la prestación de servicios profesionales remunerados.

Ámbitos de actuación

Se valora abrir dos grandes ámbitos o espacios de actuación que se definen de la siguiente manera:

• Un ámbito denominado de tierra, que abarcaría: montes, bosques, terrenos degradados, etc.

• Y otro ámbito denominado de agua, que abarcaría: ríos, junqueras, espacios húmedos, y láminas de agua en general.

Objetivos básicos

Se acordó marcar cuatro grandes objetivos con todo el abanico de posibilidades que cada uno de ellos ofrece:

• Prevención, disuasión: esto en ningún caso tiene que ver con realizar labores de tipo «policial» ni nada parecido. Por ejemplo pasear por determinadas zonas del monte propensas a la quema en verano; detectar la proliferación de escombros incontrolados; o aquellos espacios infestados de plantas invasoras, etc. puede ayudar a evitar incendios provocados, vertidos incívicos o a evitar la propagación de bio-invasores.

• Recuperación: ayudar a la recuperación de espacios degradados, siempre bajo la supervisión de expertos, y con el permiso de los propietarios de los mismos, sean públicos, privados o comunales.

• Urgencias: actuar en aquellas situaciones de emergencias en las que sean requeridos bajo la estricta supervisión de los especialistas. Por ejemplo en una inundación o en un incendio, atendiendo a las personas afectadas, a la intendencia (llevando agua, mantas, comida, etc.).

• Concienciación ciudadana: a lo mejor esta es la más importante de todas, comenzando por formarse a ellos mismos; divulgando los valores medio ambientales; charlas en los colegios, en los IES, AAVV, etc.

«Se hizo hincapié, que en ningún caso el voluntariado pretenderá sustituir a los profesionales que actúan en cada ámbito, y mucho menos actuar por libre en aquellos espacios que gestionan otras entidades públicas, privadas o comunales. Los voluntarios medio ambientales estaremos siempre a la disposición de quien requiera nuestra intervención o ayuda» Ayuntamiento, E.L.M.de Morgadáns, CCMM, Colectivos Ecologistas, Centros Escolares, etc… Lo que no impide que también podamos poner a la disposición de estos colectivos, instituciones o sociedad en general, nuestros conocimientos y saber», destaca el concejal de Medio Ambiente.

Organización

La asamblea le dio el permiso a la creación de un grupo de trabajo (máximo de 10 personas, conjuntamente con el concejal de Medio Ambiente), con la función de llevar a cabo los formalismos necesarios de la puesta en marcha del voluntariado, y mientras tanto, atender las contingencias que puedan venir, así como ir dando los primeros pasos llevando a cabo las primeras acciones.

Las primeras acciones serán ponerse en contacto con los Colegios e IES; con las CCMM y con la E.L.M. de Morgadáns, que sufrieron la ola de fuego en los montes de sus parroquias.

Completar y ampliar la base de datos: nombre, teléfono y sobre todo un e-mail. También podría un grupo de WhatsApp. Será un voluntariado en red.

Como acción inmediata se acordó programar una andaina por los montes quemados (por los caminos), guiada por especialistas y comuneros con el objeto de comprobar in situ la acción destructiva del fuego, tanto en el arbolado, como en el patrimonio histórico o etnográfico; o ver los cortafuegos naturales formados por los árboles frondosos, etc.
Se valoró también la posibilidad de hacer cursos, seminarios, charlas de formación, abiertos, prácticos y didácticos para los propios voluntarios, y para gente en general.

En resumen, se acordó:

1º.- Que el Voluntariado Medio Ambiental es una necesidad, mismo, como espacio de participación de la ciudadanía más activa y solidaria.

2º.- Echarla a caminar con la cobertura legal necesaria y gestionada desde el Ayuntamiento de Gondomar, con la vocación inequívoca de perdurar en el tiempo.

3º.- Poner a disposiciones de las CC.MM, de la E.L.M. de Morgadáns, y de los IES y Colegios Públicos del Ayuntamiento, todo el potencial humano del que en este momento disponemos.

4º.- Que el grupo de trabajo y coordinación proponga lo antes posible una andaina guiada por nuestros montes, en la línea de lo hablado.