Las obras de la travesía de Baiona estarán finalizadas antes de Navidad tras una inversión de 500.000 €

La conselleira de Infraestructuras y Vivienda, Ethel Vázquez, junto con el delegado territorial de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, y el alcalde, Ángel Rodal, destacó hoy la apuesta del Gobierno gallego por “abrir Baiona al mar” a través de la mejora de la travesía de este municipio, que supone una inversión de medio millón de euros y estará finalizada a finales de noviembre.

Vázquez Mourelle explicó que se trata de una actuación muy completa que además de incrementar la seguridad vial y favorecer la movilidad en este trecho de la carretera, supone la mejora de todo el contorno, dotando a los vecinos y a los visitantes de un nuevo espacio para el disfrute.

En la travesía de Baiona, la actuación proyectada recoge la mejora del firme y la ejecución de una nueva glorieta de 28 metros de diámetro para mejorar el acceso a la lonja y al puerto pesquero. Los trabajos de reparación del firme en un trecho de 3 km ya se acometieron antes del verano, pero en el mes de julio, atendiendo la solicitud del ayuntamiento, se suspendieron temporalmente las obras para evitar afectaciones al tráfico en la época que este municipio registra la mayor afluencia de turistas.

A comienzos de octubre se retomaron las obras de construcción de la nueva glorieta para favorecer las entradas y las salidas a las instalaciones de la lonja y del puerto pesquero desde la carretera autonómica y conseguir una reordenación del tráfico en la travesía, al permitir realizar la maniobra de cambio de sentido con total seguridad.

Este proyecto también contempla la ampliación de un trecho de la carretera para acondicionar una zona destinada a paradas de taxis y de autobús, manteniendo la continuidad con el itinerario peatonal y ciclista existente y construyendo zonas de estancia y recreo para los viandantes, incluyendo un mirador de unos 500 metros cuadrados que permitirá contemplar la Fortaleza de Monte Real y la bahía. Desaparecerá así la hilera de contenedores que actúa como barrera visual, se renovará el alumbrado público y se colocarán nuevos puntos de luz y se dotará el espacio de mobiliario urbano y zonas ajardinadas.

Sendas peatonales y ciclistas

La titular de Infraestructuras indicó que paralelamente también se está avanzando en la ejecución de una senda peatonal y ciclista en esta misma carretera, en la PO-552, concretamente, la del Paseo Marítimo, a lo largo de un trecho de 250 metros. Para esto se aprovecha el paseo ya existente, parte del arcén y de la plataforma adoquinada que se encuentra a un nivel superior, para construir un nuevo itinerario, por el margen derecho de la carretera, que permita dividir el tráfico peatonal y ciclista.

Estos trabajos, a los que se destinan cerca de 184.000 euros, se iniciaron a comienzos del mes de octubre y estarán finalizados antes de finales de año. Esta senda, junto con la proyectada en el trecho de la playa de Santa Marta, en cuyo proyecto se está trabajando para adecuarlo a las especiales características de la zona para minimizar su impacto, dará continuidad al carril bici existente.

El alcalde de Baiona, Ángel Rodal, apuntó que “pretendemos reordenar la zona para abrir Baiona al mar, diseñamos una alameda de 500 metros cuadrados donde hasta ahora era un punto negro de contenedores y estamos ampliando en 250 metros el carril-bici hasta Alfonso IX. Crearemos una nueva zona de disfrute para los vecinos que contará con zona verde y conseguimos un objetivo fundamental, el de mejorar la movilidad, de vehículos y peatones, al tiempo que mejoramos la imagen de nuestra villa que es una referencia turística”.

 

Anuncios