Nigrán descubre su mayor conjunto de petroglifos en una gran roca en los montes de Camos

Los trabajos del Ayuntamiento de Nigrán para preservar y divulgar ocho de sus petroglifos más notables finalizó con importantes hallazgos, el principal, el descubrimiento del mayor conjunto de grabados del municipio, situado en Camos. La gran roca, de más de 50 metros cuadrados profusamente trabajados, fue encontrada en el 2021 por la Comunidad de Montes de la parroquia al no estar ni siquiera catalogado. Tras tener constancia de este hecho, el Ayuntamiento lo incluyó en el plan de 10.000 € para restaurar, desbrozar, realizar calco 3D y señalizar los mejor conservados del municipio: Chan de Rapadouro y Rabete (Chandebrito); Monte Eiró (Parada); Penisas Pequenas y del Duque (Panxón); Currelo, Outeiro Grande o Requeixadas (Priegue). Sin embargo, los propios trabajos de restauración revelaron que era un conjunto más grande de lo que se apreciaba a simple vista.

“Mucha superficie estaba tapada por el musgo y otra parte inmensa ya no está porque fue reaprovechada para cantería. La sorpresa es que constituye el mayor de todo el municipio y casi seguro de toda la comarca, superando en Nigrán al que conocíamos hasta ahora del Currelo (Priegue)”, explica Benito, arqueólogo de la cooperativa Árbore, encargada de hacer estos trabajos. Así, la roca presenta infinidad de grabados geométricos como círculos concéntricos y gusanillos, además de un motivo antropomorfo y dos cruces que se atribuyen a la Edad Media con el objetivo de cristianizar este lugar pagano (habitual en este período de la Historia). “La decoración es tan profusa y tan enlazada que parece planificada ex-profeso para el lugar, por eso desconcierta, no es habitual”, reconoce Benito. Precisamente, en el que hasta ahora se creía que era el mayor de Nigrán, O Currelo (Priegue), aparecieron muchos más motivos geométricos de los que se conocían, con la particularidad de resultar muy visibles y ser formas no comunes.

“La intención era mostrar la riqueza arqueológica de Nigrán y preservar los yacimientos, pero el resultado va más allá, es espectacular porque nos arroja mucha más información de la que poseíamos”, señala el alcalde, Juan González, quien añade que los 8 petroglifos se sumarán a los atractivos de las rutas de senderismo establecidas en el 2018 en las zonas de Panxón-Monteferro, Outeiro Grande (Priegue/Camos) y Chandebrito “ampliando así las posibilidades turísticas del municipio y dándole un empuje no estacional”.

Concretamente, el proyecto consistió en la limpieza y acondicionamiento de estos elementos, registro fotogramétrico de los mismos y paneles específicos que los integra a todos dentro de un mismo recorrido a través de un código QR de localización, con señalización adicional de flechas direccionales desde las carreteras más próximas.

“Invertir en investigación arqueológica ofrece siempre una información valiosísima”, explica González, quien incide en que gracias al trabajo de prospección arqueológica del Ayuntamiento en el 2017 se descubrieron diez importantes hallazgos prehistóricos, todos ellos petroglifos que estaban sin documentar.