El Val Miñor recibirá cerca de 33.000 € para la rehabilitación y señalización de elementos patrimoniales

El departamento de Patrimonio de la Diputación va a repartir 380.792,89 euros en ayudas para proyectos de rehabilitación y señalización del patrimonio histórico cultural en toda la provincia. En total se financiarán 53 actuaciones de puesta en valor de la riqueza patrimonial en ayuntamientos de todas las comarcas mediante su recuperación y mejora.

Inicialmente la partida destinada a las subvenciones ascendía a 300.000 euros, pero se incrementó en casi 81.000 euros con el fin de financiar la mayoría de las actuaciones en su mayor parte. En el caso del Val Miñor reciben subvención todos los ayuntamientos de la comarca: Baiona 6.056,62 euros (el 83,01% de lo solicitado), Gondomar 13.352,48 euros (el 45,76%) y Nigrán 13.132,20 euros (78,36%).

Según explica la diputada de Patrimonio María Ortega, desde el año 2016 la Diputación de Pontevedra cuenta con estas líneas de subvenciones que pretenden la restauración de bienes inmuebles de titularidad municipal que tengan un reconocido valor arquitectónico, histórico, artístico, paleontológico, arqueológico o etnográfico, además de los conjuntos urbanos, sitios naturales, jardines y parques que tengan valor artístico, histórico o antropológico.

También es subvencionable la adquisición de bienes inmuebles integrantes del patrimonio histórico de la provincia de Pontevedra y la instalación de paneles informativos en el patrimonio histórico y cultural de los bienes inmuebles de interés municipal, los conjuntos urbanos, las parroquias, los yacimientos y las zonas arqueológicas, además de los sitios naturales, los jardines y los parques que tengan un reconocido valor arquitectónico, histórico, antropológico, artístico o etnográfico dentro del ámbito territorial de la provincia de Pontevedra.

En el caso de Nigrán, la ayuda será para la mejora de los cañones Munaiz Argüelles de 1907 que tenían por objeto defender las costas gallegas y que reciben el nombre de Batería J3 Monteferro. Actualmente se conservan dos piezas que están llenas de pintadas y con maleza alrededor, careciendo de paneles interpretativos que den información sobre los mismos. En el caso del lavadero de los soldados, donde se duchaban los jóvenes que hacían el servicio militar en Monteferro, actualmente está cubierto de maleza y con un árbol caído arriba, por lo que se pretende restaurar. Finalmente, también se pretende recuperar la fuente de la Mina, situada al lado del lavadero, que está en mal estado y supone un peligro si alguien entra en el interior.

En el Ayuntamiento de Baiona se sustituirán los paneles informativos en el entorno de la Fortaleza de Monte Real y de la capilla de Santa Marta, instalando mesas informativas interpretativas con datos sobre las construcciones, los paseos perimetrales, la descripción de los elementos defensivos como la torre de la Tenaza, el contexto marítimo o la talasonimia e identificación de puntos de interés del entorno en la punta exterior de la península de Monte Boi.

En Gondomar el objetivo es rehabilitar las instalaciones del antiguo matadero municipal, ya que por su situación en el centro de la villa se presenta como un emplazamiento idóneo para la localización de una dotación vinculada al río y a sus recursos, así como a la recuperación de la identidad labradora de la villa. Sería así un edificio polivalente encuadrado en el ámbito de otras dotaciones: la antigua plaza de la feria donde se comercializaba el ganado, la antigua Hermandad de Labradores, y el mercado de abastos.