La lluvia y el viento no pueden con “los leones del Burgo”

Una treintena de valientes desafiaron este sábado a las intensas lluvias y al fuerte viento y se dieron el último chapuzón del año en la playa baionesa de Santa Marta. Como recompensa, tras el “baño de la suerte”, los participantes pudieron disfrutar de un chocolate con churros o una caña ofrecida por la Cervecería Estrella Baiona, organizadora del evento. La tradición de este peculiar chapuzón fue iniciada en 2012 por un grupo de amigos conocidos como “los leones del Burgo”.