Convocan a los afectados por las inundaciones de Gondomar a una Asamblea Abierta

La Gestora de la Coordinadora de Afectados por las Inundaciones de Gondomar convoca el próximo miércoles, día 4 de enero, a las 19:30 horas en el Auditorio Lois Tobío, una asamblea abierta para entre todos hacer fuerza que se tomen las medidas necesarias, y a quien le corresponda comience a tomar medidas en serio. Como afectados por las últimas inundaciones de los Ríos Miñor y Zamáns exigen ser parte de la solución y que se les escuche, “pues ahora sabemos que el problema puede repetirse periódicamente, a lo mejor, con más virulencia”.

“Seríamos tan ingenuos como irresponsables si ahora ignoráramos que los Ríos Miñor y Zamáns llevan toda la vida echando fuera y creándole problemas a los vecinos del Val de Miñor, principalmente a los que vivimos en la Villa de Gondomar y en el Barrio de A Ponte, en Mañufe. Con todo, lo sucedido en las últimas inundaciones, sobre todo en la de Nochebuena, ni las personas más viejas de la zona recuerdan tantos estragos”, señala Antonio Araújo, miembro de la Gestora.

“Sabemos que los factores que en la actualidad provocan las riadas son múltiples, algunos de ellos imputables a la actividad humana que por activa o por pasiva hicimos mal, y ahora nuestros ríos nos pasan la factura en forma de inundaciones. Que conste que llevan tiempo avisando y ahora comenzamos a notar sus consecuencias. Llegado a este punto deben ser los organismos públicos quienes deben intervenir para corregir aquellas cuestiones más prioritarias, y a lo mejor más sencillas”, considera Araújo.

“Que el Río Miñor desagüe con fluidez, sin atrancos y represas que aumentan el nivel de las inundaciones, puede marcar hacer que la riada suba de 20 a 50 cms, marcando la diferencia entre salvar nuestras casas, negocios y garajes, etc, o no salvarlos. Por no hablar de la Espada de Damocles que supone el embalse de Zamáns del que ignoramos casi todo y que solo sabemos de él cuando abren las compuertas para aliviar agua que tenemos que “beber” en Gondomar, sí o sí. Obviamente hay más cosas que los técnicos deben estudiar y buscarle soluciones. Aquí solo citamos aquellas que se ven a simple vista y que a los vecinos nos parecen de sentido común”, concluye Araújo.