Investigan la muerte violenta de un perro en “La Isla de Tali”

Con un “esto es lo más fuerte que me ha pasado en mi vida en el mundo de los animales”, Natalia Rodríguez, “Tali”, encabeza un testimonio en el que hace un llamamiento para dar con el autor o autores del brutal desenlace que sufrió uno de los perros que tiene en su refugio de A Ramallosa. Según asegura, en la madrugada del pasado martes alguien habría accedido a su recinto para matar brutalmente a “Mel”, rompiéndole seis costillas y clavándole un destornillador en el corazón.

Pese a que no hay testigos de lo sucedido, mantiene que el informe forense elaborado tras enviar el cuerpo del animal a un laboratorio en Lugo no deja lugar a dudas y que todas las pruebas realizadas apuntan a esta hipótesis. “En un primer momento pensé en que su fallecimiento se había producido de manera natural, pero quise estar segura al 100%”, relata. El caso ya está en manos de la Guardia Civil que está investigando los hechos, pese a todo inciden en que todavía es pronto para sacar conclusiones y que estudiarán detenidamente los indicios para averiguar si realmente la versión de la denunciante coincide con lo sucedido.

El video publicado en redes es desgarrador y tanto las reacciones como la difusión de su relato subieron como la espuma. “Tali”, entre llantos, solicita la colaboración de cualquier persona que hubiese visto algún movimiento sospechoso entre las 3 y las 7 de la madrugada del pasado martes en todo el perímetro que rodea el islote del río Miñor, puesto que en ese momento la altura de la marea habría obligado a acceder con el agua por la cintura. “Os pido que si tenéis cualquier dato que me pueda ayudar me escribáis un mensaje por privado. No podemos dejar pasar por alto lo que ha sucedido”, concluye. La propietaria adelantó que además de medidas legales también implementarán la seguridad del recinto instalando más cámaras de videovigilancia.