Un estudio de una radióloga del Chuvi premiado en un congreso nacional de la especialidad

Una radióloga del Chuvi, Alejandra Matos, viene de recibir un premio “Cum Laude” en el congreso nacional de la especialidad, por la comunicación titulada “Cierre percutáneo de la orejuela izquierda, estudio prequirúrgico y principales complicaciones”. La Orejuela izquierda es una estructura cardíaca -dilatación de las venas- ubicada en la aurícula izquierda del corazón. Cuando hay riesgo de desarrollo de coágulos y producir así accidentes cerebrovasculares, los especialistas indican la oclusión de esta Orejuela para cerrar su abertura.

El cierre percutáneo consiste en la implantación de un dispositivo por medio de un catéter que se introduce a través de la ingre para acceder al corazón, donde queda colocado de manera permanente para ocluir así la Orejuela. Se trata de una técnica cada vez más empleada para la prevención de Ictus en pacientes con fibrilación auricular, y con contraindicación para el uso de anticoagulantes orales.

Para evaluar la Orejuela se viene utilizando la ecografía transesofágica (introducción de la sonda en el interior del cuerpo). Sin embargo, la Tomografía Computerizada Multidetector (TCMD) ha revelado grandes ventajas, y dada su alta resolución espacial y capacidad multiplanar se convirtió en una alternativa menos invasiva para la planificación del procedimiento.

Así, según explica la autora principal de este trabajo, “el objetivo era revisar el protocolo de estudio mediante TCMD con sincronismo cardíaco empleado en nuestro hospital, describir los hallazgos relevantes en el informe radiológico prequirúrgico así como las posibles complicaciones tras el cierre percutáneo de la Orejuela izquierda”.

Eficacia del TCMD

La TCMD proporciona información anatómica sobre la morfología y medidas de la Orejuela izquierda para una adecuada selección de dispositivo; también descarta la presencia de trombos, permitiendo una mejor valoración de la anatomía cardíaca y extracardíaca. Además, juega un papel importarte en la evaluación de las complicaciones postprocedimiento (trombos, fugas peridispositivo, cierre incompleto, o desplazamiento).

En definitiva, concluye la doctora Matos, “la TCMD es una técnica no invasiva que proporciona la información necesaria para la evaluación anatómica prequirúrgica y para el diagnóstico de posibles complicaciones en la oclusión percutánea de la Orejuela. Los radiólogos debemos estar familiarizados con estas técnicas y conocer las posibles complicaciones tras el procedimiento, para agilizar así los diagnósticos y las terapias”.