El temporal se ceba con el paseo de A Madorra en Panxón

El mal tiempo parece que dará tregua unos días, pero no sin antes dejar tras de sí una segunda jornada de desperfectos e incidencias con olas de hasta siete metros en puntos de Nigrán y Baiona y más inundaciones en Gondomar, en donde ayer el nivel de Zamáns y el Miñor superó al del primer día debido a las fuertes precipitaciones registradas desde el amanecer y hasta última hora de la mañana.

El temporal afectó seriamente al paseo de la Playa de A Madorra de Panxón, aquí el embate de las olas partió las vigas de sujeción afectando a ocho metros de estructura, y a consecuencia de ello el conjunto se desplazó quedando parcialmente levantado del suelo. Los bloques de piedra que separan la zona peatonal del vial también se salieron de su alojamiento y del mismo modo ocurrió con las conducciones. El mar también dañó una de las bases de hormigón sobre las que van ancladas las barandillas de acero y arrastró varios metros el baño de madera instalado en el acceso a la depuradora, que se desprendió de su base provocando daños en las tuberías de abastecimiento.

La situación obligó a los operarios municipales al acordonado de la zona por motivos de seguridad y al corte del agua. Las rampas de entrada a los arenales de Patos también sufrieron desperfectos con varias tablas desprendidas y en el puerto dos barcas auxiliares fueron arrastradas por el oleaje prácticamente hasta el paseo.