Nigrán iniciará el próximo martes el traslado de libros a la nueva biblioteca

La actual Biblioteca Municipal de Nigrán (O Ceán) cerrará definitivamente sus puertas el próximo martes 4 de octubre para comenzar desde ese día el traslado de libros a la nueva sede en Carretera por la Vía. El futuro edificio fue ya amueblado las pasadas semanas por la empresa adjudicataria Sutega tras invertir el Ayuntamiento a tal efecto 169.158 € del Remanente de Tesorería. De este modo, las estanterías actualmente vacías recibirán entre el 4 y el 8 de octubre la totalidad de los 50.000 ejemplares que contiene el Ceán, además de trasladarse determinados muebles para la zona de almacenaje y depósito. Adicionalmente, el “vaciamiento” de la ya vieja Biblioteca permitirá que el alumnado de la actividad cultural de música inicie allí el nuevo curso y se transforme, de facto, en la sede de la Escuela Municipal de Música. El buzón para devolución de libros permanecerá operativo en el Ceán mientras dure el traslado.

“Estamos trabajando sin parar para que el nuevo edificio pueda abrir sus puertas a finales de octubre, nos gustaría que hubiera sido antes pero diferentes procedimientos administrativos lo fueron retardando y no quisimos que el resultado final se vise afectado por prisas innecesarias”, señala el regidor, Juan González, quien incide en que “se contrató ex profeso a una empresa de mudanzas especializada en el traslado de libros de bibliotecas, por lo que será muy ágil”.

Tras concluirse el edificio, el Ayuntamiento tuvo que dotar de equipamiento y mobiliario esta instalación que pasa de contar con 120 metros cuadrados en el Ceán a 1.260 m², generando espacios nuevos como la sala infantil independiente, zona de estudio u otra de usos múltiples. “Un edificio infinitamente mayor, vanguardista y ganador de premios, no podía ser amueblado de cualquier manera, así que confiamos para ello en el criterio de sus mismos arquitectos con el objetivo de que el resultado global sea excelente”, explica González.

El mobiliario elegido, con 30 años de garantía, destaca por ser de líneas puras y diseño atemporal, en tonos neutros y fabricado en materiales de alta calidad que le otorgan resistencia y durabilidad. “Cada mueble fue elegido atendiendo a la singularidad del espacio y función que va a ocupar porque se quiso dar una imagen unitaria que respetara a la propia arquitectura del edificio”, explican desde la adjudicataria Sutega, empresa gallega responsable de proyectos similares como el amueblamiento de la Biblioteca Municipal Princesa Doña Leonor (Boadilla del Monte), la Biblioteca Municipal Los Corrales de Buelna (Cantabria) o el Archivo Histórico de Ourense y, ya en la comarca, de las nuevas oficinas de la Zona Franca de Vigo. “Evidentemente las necesidades de mobiliario, equipamiento informático etc se multiplican porque contaremos con nuevos servicios y más capacidad, con esa premisa se construyó este edificio”, añade el regidor, quien detalla que se adquirieron una docena de ordenadores de mesa para usuarios frente a los 3 de los que dispone actualmente o nuevos equipamientos como un proyector, equipo de sonido o televisores y se incluyeron plantas naturales para otorgar calidez al espacio.

Edificio bioclimático

El nuevo edificio diseñado por el estudio Gándara-Pons ocupa una parcela municipal de 443 metros cuadrados y de forma trapezoidal en el centro del municipio (al lado de la Carretera por la Vía, a la altura del número 118, frente a calle del Panasco) en un lugar fácilmente accesible para los vecinos tanto en transporte público como privado. El hecho de que se trate de una parcela con fuerte desnivel permite que tenga dos entradas, con accesos tanto desde la planta baja como desde la primera, lo que favorece una utilización polivalente de las instalaciones. Desde el punto de vista urbanístico, la construcción genera una plaza cubierta que se abre a la plaza existente y que supone una zona previa a la entrada por la planta baja.

Cuenta con cuatro alturas, planta irregular, y superficie total construida de 1.260 m2 clasificado con la letra A en su Certificado de Eficiencia Energética (máxima categoría). Se trata, por tanto, de un edificio bioclimático que dispone de las últimas tecnologías en instalaciones para alcanzar esta sostenibilidad ambiental.

En la planta baja (191 m2) se disponen de una sala de usos múltiples vinculada a la plaza cubierta adyacente, almacén y aseos; en la planta primera (269 m2) hemeroteca, sala de ordenadores, recepción y zona de préstamo infantil y juvenil; en la segunda (272 m2) zona de préstamo para adultos y en la tercera (235m2), zona de estudio que se comunica a doble altura con la zona de préstamos del nivel inferior.