Investigan penalmente a un furtivo de Nigrán por quebrantar una condena que le prohibía marisquear

La Guardia Civil investiga penalmente a un mariscador furtivo por quebrantar una condena en vigor, que le inhabilita para ejercer actividades relacionadas con el marisqueo y la pesca.

Se trata de un vecino de Nigrán, de 46 años, con un amplio historial relacionado con el furtivismo, que fue observado el pasado día 19 por efectivos del servicio de Guarda Pesca de la Cofradía de Pescadores de Baiona cuando estaba capturando percebes en un espacio vedado en la zona de Monteferro, en el municipio de Nigrán.

Una patrulla de seguridad ciudadana del Puesto de la Guardia Civil de Gondomar atendió la llamada de alerta de los efectivos de Guarda Pesca, que tenían conocimiento del vehículo en el que se desplazaba este conocido furtivo.

Pocas horas después, esta persona fue interceptada en un dispositivo de control que había establecido la patrulla de la Guardia Civil del Puesto de Gondomar en la carretera EP.2105, a la salida de Monteferro. Viajaba en una furgoneta acompañado de otro individuo que supuestamente ejercía desde tierra las funciones de vigilancia para alertar de la llegada de los guarda pesca. En el interior del vehículo transportaba 2,5 kg., de percebes.

Posteriormente, en una minuciosa inspección del terreno donde estuvo faenando se encontraron escondidos entre las rocas un pantalón de neopreno y las herramientas que suele utilizar para la extracción del percebe, que le fueron intervenidas.

Al constatar su identidad, se le notificó la condición penal de investigado por quebrantar la condena dictada el año pasado por el Juzgado de lo Penal Nº 1 de Vigo, que le imponía una pena de inhabilitación especial de 3 años y 6 meses para el ejercicio de actividades de marisqueo y pesca.

Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Guardia de Vigo.