Nigrán pondrá en valor ocho de sus petroglifos más representativos

El Ayuntamiento de Nigrán dará un paso más en la puesta en valor de su patrimonio arqueológico divulgando ocho de sus petroglifos más notables. Con este objetivo invertirá cerca de 10.000 € en la restauración, desbroce, realización de calco 3D y señalización de algunos de los grabados más notables y mejor conservados del municipio, concretamente son: el de Chan de Rapadouro y Rabete (Chandebrito); Monte Eiró (Parada); Penisas Pequenas y del Duque (Panxón); Currelo, Outeiro Grande o Requeixadas (Priegue) y Piñeiros (Camos). Todos ellos están sin señalizar (excepto el del Monte Eiró, pero el panel se encuentra en muy mal estado) y precisan de su limpieza y restauración.

“Queremos mostrar la riqueza arqueológica que tiene Nigrán al tiempo que preservamos los yacimientos. Además, los ocho se sumarán a las rutas de senderismo que establecemos en el 2018 ampliando así las posibilidades turísticas del municipio y dándole un empuje no estacional”, señala el alcalde, Juan González, sobre estos grabados en los que se aprecian a simple vista cazoletas, círculos concéntricos y molinos naviculares.

Concretamente, el proyecto consistirá en la limpieza y acondicionamiento de estos elementos (a día de hoy cubiertos de vegetación y los soportes con bastantes líquenes y musgo), registro fotogramétrico de los mismos y calco digital 3D y, finalmente, señalización específica que los integre a todos dentro de un mismo recorrido a través de un código QR de localización, con señalización adicional de flechas direccionales desde las carreteras más próximas. “Obviamente, en los paneles informativos aprovecharemos para divulgar otros elementos patrimoniales de interés próximos, como podría ser la mámoa de las Requeixas en Priegue”, subraya el regidor.

Esta actuación del Ayuntamiento de Nigrán, que arrancará este mes de septiembre, reforzará las tres rutas de senderismo divulgativas establecidas en el 2018 en las zonas de Panxón-Monteferro, Outeiro Grande (Priegue/Camos) y Chandebrito, ya que los petroglifos pasarán a formar parte activa de los atractivos de estas rutas. “Esas tres rutas nacieron precisamente gracias a la catalogación arqueológica que llevamos a cabo en el 2017 y en la que se descubrieron diez importantes hallazgos prehistóricos, todos ellos petroglifos que estaban sin documentar”, añade González.