Dos guardias civiles fuera de servicio salvaron la vida a una mujer que se atragantó con un trozo de empanada

Dos guardias civiles que se encontraban fuera de servicio salvaron el pasado sábado la vida a una mujer, de 80 años, que se atragantó cuando estaba comiendo un trozo de empanada mientras estaba viendo un partido de fútbol en Moaña.

El suceso se produjo sobre las 13:15 horas, en las gradas del campo de fútbol “lago Aspas” de Moaña. Al percatarse de la incidencia, estos dos guardias civiles que estaban viendo el partido, uno de ellos destinado en el Centro Operativo Complejo (COC) de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra y el otro en el Subsector de Tráfico, acudieron inmediatamente en auxilio de la señora que ya se encontraba inconsciente y con la piel azulada. Entre los dos le aplicaron la “maniobra de Heimlich”, un procedimiento de primeros auxilios que consiste en comprimir el abdomen para inducir la expulsión del objeto de la garganta o la laringe.

La rápida actuación y la eficaz aplicación de la “maniobra de Heimlich”, por parte de los dos guardias civiles, fue determinante en la satisfactoria recuperación de la mujer.