Gondomar avanza en la mejora de la seguridad vial con la reordenación de la rotonda de San Benito y su entorno

Acceder al casco urbano de Gondomar es más fácil y seguro gracias a la remodelación, ya finalizada, del cruce de las calles San Benito y Morgadáns con las carreteras provinciales que dan servicio a las parroquias de Peiteiros y Chaín-Morgadáns. Las obras, financiadas por la Diputación de Pontevedra, recibieron hoy la visita de la presidenta Carmela Silva, acompañada por el alcalde, Francisco Ferreira, y miembros de la Corporación municipal, y del diputado de Cooperación, Santos Héctor. La actuación supuso una inversión total de 249.756 euros por parte de la Administración provincial.

La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, se mostró emocionada con la transformación que se está llevando a cabo en el ayuntamiento: “Gondomar es otro Gondomar”, afirmó. Además puso en valor el acabado estético y funcional de una obra “muy bien finalizada”, que mejorará la seguridad vial en el municipio tanto para las personas que caminan como para los vehículos. “Estamos en una villa con mucha historia, con un patrimonio muy importante, con mucha vida, pero en la que antes no parabas porque no había espacio para las personas. Ahora hay un Gondomar que pasear”. Con las humanizaciones que se están haciendo “aparecieron comercios, hostelería, se creó riqueza y empleo”, destacó.

Carmela Silva destacó la apuesta del Gobierno local y del alcalde para que las obras que se llevan a cabo no solo se ejecuten en el casco urbano sino también en todos los núcleos rurales. En este sentido, en alusión a las declaraciones del alcalde corroboró su sorpresa por el avance producido en Gondomar: “Dice el tango que 20 años no son nada, pues 7 años menos, así que todo lo que se hizo en este escaso tiempo es único, aunque queda mucho por hacer”. “Me siento feliz de que la Diputación pueda ser el instrumento del cambio”, concluyó.

El alcalde, Francisco Ferreira, definió la obra en tres vertientes: su parte estética y ornamental, embelleciendo todo el entorno; en la renovación de servicios en el subsuelo y, finalmente, en el avance de la seguridad vial tanto peatonal como rodada”. Se trata de una rotonda clave para dar acceso desde las calles a las parroquias de Chaín, Morgadáns y Peiteiros, una confluencia que “aglutina el tráfico local de alrededor de 7.000 vecinos y el de paso” y en la que era muy importante obtener una mayor seguridad vial. Ferreira, en último lugar, quiso agradecer a la presidenta de la Diputación “todo lo que lleva hecho en siete años”. “Esta obra es un ejemplo más de lo que la Diputación viene haciendo en Gondomar. La Diputación siempre está ahí; y si en 7 años fuimos quien de hacer esto con Carmela Silva al frente, imaginemos lo que podríamos hacer a mayores con otros 7 años”.

Las obras se llevaron a cabo en la rotonda en la que confluyen las calles San Benito y del Emigrante junto con el inicio de las carreteras provinciales EP-2403 y EP-2404, de Chaín y Morgadáns, respectivamente. La actuación se diseñó para aumentar la prioridad y la seguridad de los vecinos y de los viandantes, además, de aumentar la maniobrabilidad de los vehículos articulados y de los autobuses en la rotonda de interconexión y en la que, hasta ahora, había dificultades para realizar el giro.

La humanización de todo el entorno se estructuró con una generosa ampliación de las aceras y ejecución de dos nuevos tramos en el arranque de las dos carreteras provinciales gracias a la construcción de un muro de contención donde antes había un terraplén que impedía el tránsito peatonal. De este modo se ganó el espacio necesario para construir las nuevas aceras, con 2,50 metros de ancho en dirección a Peitieiros y Chaín-Morgadáns, y también para acoger todas las canalizaciones soterradas de los servicios urbanos. El acabado estético se reforzó con una barandilla y con la instalación de jardineras y vegetación con plantas trepadoras.

La obra “estira”, en la práctica, la zona urbana, dando un tratamiento de adoquín de granito al pavimento e incluyendo también dos pasos de cebra sobreelevados con un tono más oscuro. La nueva rotonda cuenta con una base remontable en su perímetro y soluciona, de este modo el paso de los autobuses y vehículos pesados, que carecen de otra vía para atravesar Gondomar. Además, se modificó la situación anterior de la parada de autobuses, que ahora cuenta con un espacio propio, seguro y correctamente señalizado.