Detenidas dos personas en la provincia de Pontevedra relacionadas con el tráfico ilegal de aves rapaces protegidas

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de La Guardia Civil de Pontevedra en el marco de la Operación “Pihuela”, ha detenido a dos personas vecinas de Cambados, resultando además investigadas otras cinco, con residencia en Vigo, Marín y Salamanca, como supuestos autores de delitos relativos a la protección de la flora y la fauna, por poseer o traficar con aves rapaces protegidas, así como por la posible comisión de un delito de estafa derivado de su ilícito comercio, por la posterior venta de ejemplares de estas especies a compradores que de buena fe adquieren estos especímenes protegidos de la fauna silvestre, en la creencia de que se encontraban legalmente documentados y procedían de cría legal en cautividad.

Así mismo son presuntos autores de un delito continuado de falsedad en documento oficial, se da la circunstancia que el líder de la trama resultó condenado con fecha 21 de enero de 2.021 entre otras penas, a la de inhabilitación especial para la explotación y cría de aves rapaces durante 3 meses y 10 días.

Para obtener las aves rapaces del medio silvestre, como gavilanes, cernícalos, azores, búhos reales y águilas ratoneras, extraían los polluelos de sus nidos en el medio natural, en sus primeras semanas de vida, y a continuación, les colocaban anillas identificativas de otras aves de la misma especie anteriormente fallecidas, o bien “doblaban” anillas de otros ejemplares vivos. Estas anillas tienen que colocarse en las primeras semanas de vida, ya que el rápido crecimiento de estas aves impide su colocación con posterioridad.

Las actuaciones dieron comienzo en el año 2020, tras el hallazgo de un cernícalo mal herido entregado por miembros de Protección Civil de Caldas de Reis, y las indagaciones posteriores tuvieron como resultado, que su perfil genético no coincidía con los datos obrantes en su anilla de identificación.

En la entrada y registro practicada, además de los agentes del SEPRONA, participaron funcionarios adscritos al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Carballedo, perteneciente a la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, entre los que se encontraba un biólogo, cuya presencia fue fundamental, a la hora de datar las aves que allí se encontraban.

Se detectaron un total de 41 especímenes cuya tenencia resultó ilícita, de acuerdo con el Reglamento 338/97 de aplicación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), destacando el hallazgo de 14 ejemplares entre gavilanes comunes, cernícalos, azores, un búho real y un ratonero común, todos ellos cadáveres congelados, y con las patas seccionadas o carentes de su anilla identificativa, para así facilitar el uso fraudulento de anillas de animales muertos, para documentar otros expoliados en el medio natural.

Se intervino también numerosa documentación que permitió relacionar a otras personas con estas prácticas delictivas, en las provincias de Pontevedra, y Salamanca, así como en Portugal. Las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Uno de Cambados y las aves incautadas en su mayoría fueron entregadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Carballedo, en Cerdedo-Cotobade (Pontevedra).