El Val Miñor destina 25.000 € para ayuda alimentaria y un proyecto de recogida de basura en los campamentos saharauis

Los alcaldes del Val Miñor firmaron oficialmente este viernes la aportación de 25.000 € de la Mancomunidad del Val Miñor al Fondo Gallego de Cooperación y Solidaridad para que los destine íntegramente a ayuda alimentaria de emergencia a los campamentos de refugiados saharauis y a la recogida de residuos y sensibilización ambiental en estos territorios en el proyecto ya en marcha llamado “Nadafa”. Así lo formalizó el presidente de la Mancomunidad, Juan González; el regidor de Gondomar, Francisco Ferreira (el de Baiona no pudo acudir por estar atendiendo el incendio forestal en Baredo) ante la gobernadora de Bojador, Azza Bobih, y el delegado del Frente Polisario en Galicia, Mohamed Mehdi, en un encuentro en el Ayuntamiento de Nigrán. Este dinero se suma a los 10.000 € que ya aprobó al respecto el Ayuntamiento de Nigrán y a otros 15.000 € que aportará directamente el Fondo Gallego después de que el regidor nigranés, presidente también del Fondo, visitara junto a su homólogo de Gondomar los campamentos en febrero y apreciaran in-situ estas necesidades.

“Inicialmente esta aportación se iba a destinar exclusivamente al proyecto de recogida de basura y concienciación ambiental en los campamentos, ya en marcha, pero desde la Media-Luna Roja Saharaui nos trasladan una necesidad imperiosa de alimentos al punto de que en los últimos cinco meses tuvieron que reducir sus raciones mensuales en más de un 50%”, explica González, quien subraya el “compromiso inquebrantable” del Val Miñor con los saharauis, participando desde siempre la comarca en el programa “Vacaciones en Paz” que, gracias a las familias acogedoras y a la financiación de los ayuntamientos, trae a menores en verano que repetirán este año después de dos años paralizado por la Covid-19. “El movimiento solidario y la voluntad expresada por la sociedad civil en esta causa es absoluto, y por eso desde la Mancomunidad queremos acercar esta aportación en momentos tan difíciles para ellos”, explica González, quien aprobó en marzo en el Ayuntamiento de Nigrán una moción en defensa del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y de rechazo del giro en este asunto de política exterior por parte del gobierno de España, siendo el primer municipio de Galicia en hacerlo.

Aprovechando la visita de Azza Bobih, el regidor les mostró el camión que donará el Ayuntamiento de Nigrán para la siguiente caravana humanitaria a los campamentos de refugiados gracias a la concesionaria de la basura Prezero España. Se trata de un Renault con grúa de caja abierta de 8 metros de largo y con la ITV pasada y en perfectas condiciones para poder viajar. “Irá cargado de ayuda humanitaria en la próxima caravana. Sabemos que allí hace mucha falta porque lo pidieron expresamente, estaba en servicio hasta hace pocos meses y fue puesto a punto para este fin”, explica González.

La situación prolongada de los refugiados saharauis se volvió más frágil que nunca como resultado de los terribles efectos causados por la pandemia de la Covid y la nueva ola de desplazamiento de miles de civiles causada por el conflicto armado entre las dos partes en conflicto en el Sáhara Occidental. Hay un agotamiento total de la reserva de harina y aceite y una reducción al mínimo de las reservas de otros alimentos básicos, y el déficit crónico de financiación se incrementó con los altos precios en el mercado internacional. Por eso la Media Luna Roja Saharaui expresa su profunda preocupación por la creciente vulnerabilidad de la situación de los refugiados y el aumento sin precedentes en la incidencia de desnutrición y anemia entre niños y mujeres. Ante esta peligrosa situación, la organización hizo un llamamiento urgente a los países donantes, a las agencias de Naciones Unidas, a las organizaciones humanitarias internacionales, a las asociaciones de la sociedad civil y al movimiento de solidaridad con el pueblo saharaui para que proporcionen ayuda humanitaria urgente a los refugiados para evitar más deterioro de la frágil situación.

Nadafa

“Gracias a este dinero por vez primera en la Historia podemos llevar adelante un programa de sensibilización ambiental a cargo de una docena de personas, repartiendo folletos informativos entre las familias refugiadas y cubos de recogida, además de construir puntos específicos para el depósito de basura y tener contratadas a 20 mujeres y 2 conductores con este fin de gestionar la recogida en el campamento de Bojador”, explica Bobih, quien agradeció especialmente la solidaridad de la comunidad gallega. “Somos refugiados políticos, algún día nos gustaría devolveros nuestro agradecimiento por todo lo que hacéis por nosotros en un Sáhara libre; el pueblo español es nuestro hermano”, consideró.

Los 16.500 habitantes de la Wilaya de Bojador se beneficiarán gracias a estas aportaciones de los ayuntamientos del Val Miñor de este proyecto “Nadafa”, ya en marcha y que significa “limpieza” en árabe, actuando en dos vertientes. De una parte, se está mejorando el servicio de recogida de basura sufragando la contratación de más personal y dotándolo de los materiales necesarios para realizar esta tarea. Por otra parte, se intensificarán las actividades de sensibilización dirigidas a la población, especialmente a los 3.382 niños y niñas de las escuelas, contando con organizaciones de la zona como los colectivos juveniles. Al tiempo, se apoyará a la emisora local para que refuerce los contenidos ambientales y los mensajes a favor del cuidado del entorno. El propio presidente del Fondo Gallego de Cooperación y Solidaridad y alcalde de Nigrán, junto al de Gondomar, tuvieron la oportunidad de comprobar in-situ como la falta de recursos les impide a las autoridades locales saharauis realizar una correcta gestión de los residuos.