Las gentes del Mar se reúnen en Panxón para continuar mirando hacia adelante

Como cada año, el sábado anterior a la festividad de la Virgen del Carmen, las Gentes del Mar se reunieron en el Templo Votivo del Mar de Panxón para honrar a su patrona y pedir su protección para todas las familias que viven del sector del mar. Durante toda la celebración presidida por el obispo de Tui-Vigo y promotor de Stella Maris en España, Mons. Luis Quinteiro, estuvieron muy presentes todas aquellas personas que han sufrido, y sufren, los avatares del mar, especialmente, todas aquellas familias que padecen las consecuencias del naufragio del Villa de Pitanxo.

En esta ocasión, la encargada de realizar la Ofrenda del Mar fue Rosa Quintana, Conselleira del Mar de la Xunta de Galicia, que expresó que “son tiempos difíciles en los que nuestro modo de vida se ha visto truncado, pero debemos de ser capaces de mirar hacia adelante; se lo debemos a ellos -a los marineros que partieron de nuestras costas y no volvieron- y a sus familias”.

Mons. Luis Quinteiro invitó a todos los allí reunidos a sentir el misterio del mar porque “el mar es promesa, pero también el mar es siempre saber que tenemos un interrogante delante de nosotros”. En este sentido, el prelado de Tui-Vigo manifestó que la naturaleza, expresada en el libro de los Salmos, es un camino para encontrar la presencia del Dios, el misterio y don de la vida que corremos el riesgo de olvidar pensando que se puede controlar todo cuando la vida, en sí misma, encierra un halo de misterio.

Al término de la misa, hubo un momento de adoración eucarística, previa a la bendición de los mares desde el exterior del Templo Votivo. Con emoción y cariño, tras la bendición, se cantó la Salve Marinera en honor a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, Estrella de los Marineros que acogió las súplicas del pueblo marinero, el sábado, en Panxón.

Fue en el año 1939, cuando el Templo Votivo de Panxón celebró por vez primera la Ofrenda del Mar que, además de ser un homenaje de las marinas -la armada, la mercante, la flota pesquera y la deportiva- a la Virgen, se ha convertido en una oportunidad para revalorizar el papel de los marinos y visibilizar los graves problemas que afectan a sus vidas y familias. La Iglesia universal refuerza la conmemoración del “Día de las gentes del mar” que se celebra todos los años, el 16 de julio, haciéndolo coincidir con la fiesta católica de la Virgen del Carmen.

Desde 1944, tras la Asamblea Nacional del Apostolado del Mar que tuvo lugar en Bilbao, la diócesis de Tui-Vigo ha sido un referente para toda España en la defensa y protección de los derechos del marino, gracias a la labor desarrollada en el cuidado de los trabajadores y las familias que dependen del mar.

16 de julio, Día de las Gentes del Mar

En su mensaje con motivo del “Día de las gentes del mar”, Mons. Luis Quinteiro Fiuza, promotor de Stella Maris en España, ha manifestado que las desgracias que sacuden el mundo del mar “nos sumen a todos en una tristeza infinita, llorando sin consuelo humano a tantas víctimas que se hunden en las aguas y dejan a las familias destrozadas y sin justicia”. Y destaca el hundimiento del Villa de Pitanxo en tierras de Terranova que “ha cubierto de luto a los familiares de las víctimas y ha puesto ante el mundo el clamor por los derechos de unos hombres y mujeres que se sienten abandonados. En ocasiones, el dolor de las gentes del mar sacude la conciencia del mundo y nuestra sociedad descubre con sorpresa la deuda contraída con todos ellos”. Una deuda que “exige un compromiso activo de todos para dignificar las condiciones humanas de la vida en el mar”.