Baiona iza las banderas azules en tres de sus playas

La cifra mágica de 30 socorristas más un coordinador librarán a Baiona de tener que renunciar al menos a una de sus seis banderas azules. La villa se anticipó a julio izando este jueves tres de las concedidas este verano por ADEAC sobre los mástiles de las playas de Ribeira, Santa Marta y Ladeira, un día antes de la entrada del servicio de socorrismo que en la primera vuelta de contratación cuenta ya con 23 efectivos. Pese a que por primera vez todo apunta a que este verano la plantilla del servicio de vigilancia colgará el cartel de completo, ni con estas Baiona podrá darse el gusto de contar con los estandartes en el 100% de sus playas. Un ratio sin actualizar y dimensionado para unas necesidades que en la actualidad no son suficientes para el servicio impide cubrir los 11 puestos distribuidos entre los arenales de Nigrán y Baiona como es debido y todo apunta a que la villa acabará renunciando a una de ellas. El alcalde Carlos Gómez aclaró que la principal candidata es la de Frades y que de cualquier modo como en años anteriores por encima de las banderas está la seguridad de los bañistas.

Por el momento las de Concheira y Barbeira tendrán que esperar al menos hasta la semana próxima, momento en el que se prevé la incorporación de los ocho profesionales restantes formados a través de la bolsa de Nigrán, y que todavía están completando las horas prácticas que les permita obtener la habilitación. En caso de que no se completen todas las plazas el número de renuncias podría ser todavía mayor.

De contar con los treinta efectivos como se prevé este verano, la tendencia de años anteriores lleva a pensar que la cobertura en todas las playas se puede conseguir sin mayores dificultades, de hecho para completar todo el personal en un principio harían falta 22. Sin embargo, la disponibilidad de personal se complica a la hora de asignar los días de descanso correspondientes así como las vacaciones proporcionales al tiempo trabajado. Precisamente este panorama provocó la retirada forzosa de las banderas en las playas de Patos y Panxón en Nigrán a pocos días del remate de la temporada de playas de 2017. Precisamente los arenales de este municipio no tienen la obligación de mantener el servicio en parejas en sus cuatro casetas distribuidas en Playa América, Patos y Panxón al haber renunciado a los estandartes hace ahora cuatro veranos, pero con total seguridad los mantendrán de esta manera para garantizar la seguridad en la playa.

Ahora, con los deberes hechos para este año, el objetivo del próximo pasará por ampliar la plantilla de 30 socorristas y un coordinador. Aún así desde Protección Civil indican que el operativo de playas estará en funcionamiento desde las 12:30 horas hasta las 20:00 y contará con cerca de 65 voluntarios durante los próximos meses.