La CEMMA detecta la presencia de plásticos en un tiburón peregrino varado en Oleiros

El pasado sábado 25 se detectó la presencia de un tiburón de más de 2 metros en la playa de Bastiagueiro (Oleiros), por el que se cerró al público el acceso al agua hasta que se pudo reabrir al identificar la especie gracias a las fotografías enviadas por Protección Civil de Oleiros. Era un tiburón peregrino (“momo” en gallego), que es una especie de alimentación filtradora totalmente inofensiva. El animal llegó a varar en Bastiagueiro y después en la cercana playa de Santa Cristina, pero pudo ser reintroducido con la participación de socorristas, Protección Civil y voluntarios de Habitat, bajo la coordinación de CEMMA. En ese momento se comprobó que en realidad medía más de 4 metros. Los tiburones peregrinos adultos miden unos 8 metros, siendo la segunda especie de pez más grande después del tiburón ballena. En Galicia hay unos 2-3 avisos de avistamientos todos los años, muchas veces dentro de las rías y sobre todo en la primavera. A última hora de la tarde volvió a varar de nuevo y falleció.

En el análisis interno realizado el domingo por el equipo veterinario de CEMMA destacó la presencia de distintos objetos plásticos, desde fibras procedentes de artes de pesca degradadas, a un tapón de botella. Algunos de ellos taponando la válvula espiral, que es un órgano interno que facilita que se aumente la superficie de absorción en el reducido tamaño intestinal de los tiburones y rayas. Esta oclusión fue identificada como causa del debilitamiento y varamiento del tiburón. La presencia de objetos extraños es habitual en los individuos de esta especie, ya que al ser filtradores cualquier objeto que haya en la columna de agua será ingerida como si fuese alimento. Una especie más que es víctima de la contaminación por plásticos de nuestros océanos.

“Queremos aprovechar para agradecer la colaboración de Protección Civil y del servicio de socorrismo de playas del Concello de Oleiros, que fue fundamental para la toma de decisiones en cada momento”, apunta Alfredo López, de CEMMA.

La red de varamientos de Galicia cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica, mediante el proyecto Revargal que es financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), y con el apoyo de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta de Galicia.