El PP de Baiona critica al tripartito por gastarse “la friolera” de 18.000 € en dos informes que suman 90 páginas

El Partido Popular de Baiona denuncia que el tripartito conformado por PSdeG, BNG y Nós ha pagado “la friolera” de 200 euros por página a una empresa externa “por dos sencillos informes que suman 90 páginas”. 18.029 euros en total. Se trata de dos documentos, uno que recoge el pliego técnico para la salida a licitación del proyecto de demolición del edificio Osiris, situado en el número 29 de la avenida Julián Valverde, de 26 folios, y el otro el de cláusulas administrativas, de 64 hojas. Lo curioso, señalan los populares, es que el gobierno local ha pagado más por estos dos dosieres de lo que reserva para el propio proyecto de demolición, que es el que realmente reclama el juez y para el que tan solo dispone de 17.000 euros (excluida la dirección de la demolición de obra). “Tanto es así que el concurso de redacción ha quedado desierto por su ridículo coste”.

El grupo municipal popular está convencido de que el tripartito que dirige el socialista Carlos Gómez podría haberse ahorrado casi la totalidad de los 18.000 euros porque, como ha ocurrido en otras ocasiones cuando el gobierno local estaba dirigido por el PP, el pliego de cláusulas administrativas, el más extenso de los dos informes, podrían haberlo realizado los técnicos municipales del Concello. “Sin embargo, prefieren despilfarrar el dinero de todos los baioneses y tomar, una vez más, una decisión sin sentido y contraria a los intereses de todos los vecinos. 200 euros por página es un verdadero escándalo”, denuncia el PP.

El PP de Baiona lleva casi un año reclamando al gobierno local la documentación de este expediente sin obtener respuesta alguna, “lo que demuestra la falta de transparencia del tripartito y la sensación de que algo se trataba de ocultar a la oposición y a todos los vecinos”. En su labor de fiscalización, los populares continuaron con su investigación y, como ya sospechaban, descubrieron que el alcalde y su equipo trataban de esconder este nuevo derroche. “Uno más de los muchos desde que entraron en el Concello en junio de 2019. No han tenido nunca un proyecto para Baiona, tampoco lo tienen ahora a pesar de que ya pasaron tres años, y en lugar de plantear soluciones solo crean problemas”, dicen desde las filas populares.