El Área Sanitaria de Vigo pone en marcha un servicio de atención domiciliaria a pacientes hematológicos

El Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (CHUVI) puso en marcha un programa de Atención Domiciliaria dirigido a pacientes con enfermedades hematológicas con tratamientos crónicos -orales o de administración subcutánea- que necesiten asistencias muy frecuentes la consulta y Hospital de Día. Los objetivos de esta nueva prestación sanitaria es mejorar la adherencia al tratamiento y la calidad de vida de estos pacientes.

El programa se presentó en una reunión celebrada en el Álvaro Cunqueiro, en la que expertos en hematología debatieron sobre las necesidades de los pacientes con enfermedades hematológicas y la importancia de contar con herramientas y servicios para mejorar el abordaje de los pacientes e incrementar su calidad de vida.

La implementación de estos programas cobró especial relevancia en los últimos años debido a los nuevos tratamientos y al perfil de los pacientes. Como explica la jefa del servicio de Hematología, Carmen Albo “el incremento de la cronicidad, el envejecimiento de la población y la necesidad de cuidados a largo plazo hace necesario un cambio en el paradigma de la oferta de atención tradicional desde los hospitales”.

Gracias a la colaboración y comunicación entre los profesionales sanitarios se puede mantener la continuidad asistencial en los pacientes que reciben atención domiciliaria. “Al incluir un paciente en el programa, la enfermera gestora se pone en contacto directo con la enfermera responsable del paciente en el Centro de Salud para informarle sobre la inclusión del mismo en este programa y los objetivos que se esperan alcanzar”, indica la doctora Albo.

Así, los pacientes reciben una atención completa desde sus domicilios, lo que reduce los riesgos a los que se exponen en el hospital y mejora su calidad de vida.

Dentro del proyecto, los pacientes reciben cuidados integrales e individualizados, ya que gestionados a través de la enfermera domiciliaria “se incluyen programas de atención psicológica, nutricionales, de ejercicio físico, y prevención de caídas entre otros; y todo eso individualizado, según las necesidades de cada paciente”, explica la doctora, que añade que “gracias a la enfermera que acude al domicilio, se potencian al máximo las capacidades de cada paciente para alcanzar el mayor nivel de bienestar e independencia”.

La Atención Domiciliaria, clave durante la pandemia

La especialista asegura que este proyecto tiene muchos beneficios en el caso de aquellas personas que debido a su tratamiento muestran una inmunidad deprimida, ya que “la atención domiciliaria reduce el riesgo de contagio de infecciones, sobre todo respiratorias como coronavirus, gripe…”. Además, desde lo inicio de la pandemia de la Covid-19 se hizo más patente la necesidad de implementar nuevas formas de abordaje a los pacientes de riesgo.

El desarrollo de herramientas como la telemedicina y la telefarmacia, que se incrementaron de manera notable en los últimos años, “permiten un seguimiento continuo del paciente, conocer su situación clínica diariamente, la prescripción segura de fármacos con trazabilidad total, reconocer posibles reacciones a fármacos u obtener asesoramiento sobre interacciones medicamentosas a través de registro de constantes, encuestas online, llamadas telefónicas o videollamadas con enfermería, médicos o farmacéuticos”, explica Albo.

Por último, en relación a la calidad de vida del paciente, Carmen Albo recalcó la importancia de contar con “una unidad de soporte que garantice la adherencia a un tratamiento crónico y un seguimiento continuado desde su propio domicilio”.