El BNG denuncia que el gobierno del Estado no atendió reclamaciones de vecinos de Gondomar por estar en gallego

El BNG denuncia que el gobierno del Estado no atendió reclamaciones de vecinas y vecinos de Gondomar por estar escritas en gallego.

Las quejas, recogidas por la Plataforma Gondomar Fibra Xa! en relación al deficiente servicio de internet en el ayuntamiento, habían sido presentadas en el Instituto Gallego de Consumo y fue este quien las derivó a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, desentendiéndose del tema. La comunicación que las personas reclamantes están recibiendo de esa secretaría dice, literalmente, que el motivo de la devolución es “falta de traducción del escrito de reclamación”, al tiempo que les exigen presentar uno nuevo “debidamente traducido al castellano” en el plazo de diez días, requisitos que provocarán que muchas reclamaciones decaigan.

“Todo esto parece una maniobra de distracción para tapar el incumplimiento de ambas administraciones en la implantación de la fibra óptica en Gondomar”, lamenta la portavoz municipal del Bloque, Manuela Rodríguez.

El BNG ya puso este caso en conocimiento de la Línea del Gallego, servicio gratuito ofrecido por la Mesa por la Normalización Lingüística que atiende consultas sobre derechos lingüísticos y tramita quejas hacia instituciones que los vulneran. En ese sentido, desde el BNG le recuerdan al gobierno del Estado el compromiso, firmado hace ya treinta años, con la Carta Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias. Este tratado europeo dice en el artículo 10.3, referido a las autoridades administrativas y servicios públicos, que el Estado se compromete a admitir la presentación de escritos y a emitir respuestas en esas lenguas, debiendo adoptar las medidas necesarias para poder cumplirlo.

Rodríguez explica que denuncian esta situación “por considerar un déficit democrático que en un estado plurinacional y plurilingüístico no tengan reconocimiento legal las distintas lenguas oficiales en él existentes, en este caso el gallego, y que se vulnere el derecho a dirigirnos en nuestro idioma a la administración del estado.”

Al mismo tiempo, desde el BNG consideran que el gobierno de la Xunta debería dar explicaciones por haber trasladado las reclamaciones al Ministerio de Transformación Digital sin previa autorización de quien las presentó al Instituto Gallego de Consumo. Y también el gobierno del Estado, por exigir a los particulares la traducción de escritos cuando fue la administración gallega quien se los remitió.

La organización nacionalista llevará adelante, a través de la diputada en el Parlamento gallego, Carmela González, y del diputado en el Congreso, Néstor Rego, iniciativas tanto en la defensa de los derechos lingüísticos del pueblo gallego, como en el sentido de evitar que las justas reclamaciones de vecinas y vecinos de Gondomar se den por desestimadas. Todas las acciones y sus resultados serán trasladados a la Plataforma Gondomar, Fibra Xa! como colectivo social que representa al conjunto de los vecinos.