El sonido de las rondallas vuelve a Nigrán

El Ayuntamiento de Nigrán y el Centro Cultural Parada do Miñor organizaron este domingo el II Festival de Rondallas del Val Miñor. Debido a la lluvia, el evento se trasladó al Pabellón Municipal de Panxón, que se llenó de música y color con las rondallas Santiago de Parada (Nigrán), A Merced de Chaín (Gondomar) y Galiñeiro de Vincios (Gondomar). Una a una, las tres agrupaciones participantes, que sumaban cerca de 200 componentes, 23 de ellos abanderados, desfilaron por la pista del Pabellón, y tras el saludo a las autoridades y su actuación, cada una dio paso a la siguiente con el tradicional cruce de banderas. El alcalde, Juan González, entregó a cada rondalla una placa conmemorativa del evento.

Las rondallas son formaciones musicales con gran tradición en todas las Rías Baixas y particularmente en la comarca del Miñor. Se basaban en una formación de varios músicos profesionales de instrumentos de viento-metal, acompañados por un grupo de instrumentos de percusión tradicionales (castañuelas, charrascas, cristos, conchas, panderetas, roncos…). En los comienzos, el repertorio constaba de piezas tradicionales como villancicos y pasodobles, pero la evolución hizo que cada vez se toquen menos este tipo de temas, dejando paso a un repertorio más moderno, con piezas que van desde temas de rock o pop nacional, bandas sonoras o piezas más comerciales.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.