El Puerto de Vigo adjudica la concesión para el faro-hotel de Cabo Silleiro

La Autoridad Portuaria de Vigo ha decidido adjudicar la explotación de las instalaciones del faro situado en Cabo Silleiro, en Baiona, con destino a actividad hostelera y de restauración, a la firma Lanscape 68 España, S.L. durante 35 años ampliables en otros 15. Aunque la concesión actual se limita a la intervención en el faro nuevo, la propuesta de esta empresa aboga por habilitar zonas colindantes, en el caso del faro viejo, para la observación del oleaje y de las aves, así como la recuperación de la imagen del faro, que cayó en estado de abandono a partir de 1924, con motivo de la puesta en servicio del actual.

En el caso del faro nuevo, el negocio se centraría en dos actividades: la restauración y un hotel de entre 18-20 habitaciones, a fin de conseguir un modelo de referencia que camine hacia la desestacionalización, según ha informado la Autoridad Portuaria en un comunicado. Para ello, la firma seleccionada prevé invertir alrededor de 1,3 millones de euros en la reforma del edificio, así como en el equipamiento y mobiliario para el desarrollo de la actividad.

El nuevo inmueble dispondrá de un total de 2.860 metros cuadrados de concesión, distribuidos en tres plantas. La planta baja, de 372 metros cuadrados, se destinará a recepción, comedor, cocina y nueve habitaciones; los 250 metros cuadrados de la primera planta albergará otras nueve habitaciones, y en los 393 metros cuadrados de la planta superior serán para una terraza. A todo ello hay que sumare una parcela de 1.845 metros cuadrados.

El nuevo establecimiento contará con una plantilla de unas doce personas y un compromiso de contratación del mayor número posible de trabajadores del entorno. Se espera que el establecimiento entre en funcionamiento a lo largo del año próximo, ya que la nueva concesión deberá ser tramitada por Puertos del Estado y ratificada por el Consejo de Ministros.

Tras el visto bueno del Gobierno central, la nueva concesionaria podrá comenzar con los trabajos de reforma de la edificación que, no obstante, compaginará su uso hotelero con el de señalización marítima.

El de Cabo Silleiro será el primer faro de la provincia reconvertido en hotel y el tercero de la comunidad gallega, sumándose de este modo al de Punta Insua, en Lariño, Carnota, y al de Illa Pancha, en Ribadeo, Lugo.